Azrael, el arcángel que separa las almas de los cuerpos

Se sabe que entidades sorprendentes habitan el Cielo. Si no eres creyente, puedes ver a todas las jerarquías celestiales y a todos los seres que viven junto a Dios como una representación simbólica de nuestra realidad terrenal.

Ahora te hablaremos de Azrael, el arcángel que está encargado de asistir a los humanos cuando les llega la muerte. Azrael está presente tanto en el judaísmo como en el islam, pero también ha sido adoptado por ocultistas y esoteristas a lo largo de los siglos. En todos los casos, su función es recibir a las almas cuando su cuerpo muere y trasladarlas al sitio que les toca ocupar durante el Juicio Final.

Los musulmanes lo pintan como un ser “de 70 mil pies y 4 mil alas, con un cuerpo cubierto de tantos ojos y lenguas como personas hay en la Tierra”. A veces suele ser confundido con La Muerte, pues Azrael suele ser descrito como llevando una guadaña y una túnica negra que le cubre la cabeza, pero La Muerte y Azrael son dos entidades diferentes con funciones diferentes, aunque complementarias. La Muerte lleva el registro de quienes habrán de abandonar la vida y con su toque mata el cuerpo, pero Azrael es el encargado de separar el alma de los restos mortales y llevarla al lugar donde será juzgada.

1

También es un arcángel que suele auxiliar a quienes han perdido a un ser querido, dándoles consuelo, resignación y aceptación para ayudarles a superar el duelo. Por su naturaleza, no necesita ser invocado, sino que siempre está allí cuando se le necesita, tanto para creyentes como para incrédulos, Azrael no discrimina, a todos nos cubre con su brazo poderoso para darnos consuelo y entereza.

No obstante, la naturaleza de Azrael es dual: para las personas buenas aparece como un ser de luz y benevolente, mientras que a las personas malvadas se les aparece como un ser terrible, horrendo y macabro. Los impuros de corazón mueren ante la terrible visión de Azrael.

En otras tradiciones que mezclan misticismo antiguo con esoterismo contemporáneo, Azrael sería el encargado de descender al Infierno y arrebatarle a Satán las almas que se arrepintieron de sus pecados y que aún pueden ser salvadas. Azrael lucharía contra los ángeles caídos para quitarles estas almas, y siempre saldría victorioso.

2

Durante la muerte, Azrael nos acompaña en todo momento, dándonos la fuerza suficiente para aceptar nuestro destino final.

Hay tradiciones que dicen que Azrael se autoexilió del Cielo, no por ser un ángel rebelde, sino por su gran amor por la humanidad. Prefirió servir a Dios sirviendo al hombre, por lo que bajó a la tierra y desde aquí ayuda a los seres humanos en su camino hacia el más allá. Es, por así decirlo, un canal que lleva a las almas de un plano inferior a un plano superior.

Las actividades principales de Azrael son cinco:

  • Separar las almas de los cuerpos al momento de la muerte
  • Trasladar las almas hacia el lugar a donde serán juzgados
  • Rescatar a las almas del Infierno, aquellas que aún puedan salvarse
  • Consolar a los vivos cuando han perdido a un ser querido
  • Luchar contra los seres de oscuridad que, en el momento de la muerte, quieren arrebatar las almas para llevarlas al Infierno.

3

¿Qué te parece este maravilloso ser llamado Azrael?

Comparte el artículo con tus amigos para que lo conozcan.