Este pollo sobrevivió 18 meses sin cabeza. ¡No lo vas a creer!

¿Puede un animal vivir sin su cabeza? Aparentemente no. En la cabeza tenemos nuestro cerebro, el cual tiene la función de mantener trabajando todo nuestro organismo, nuestros sentidos, nuestra respiración, nuestra circulación y el latir de nuestro corazón, por lo que parecería imposible mantenernos con vida si nos lo quitaran de pronto. O al menos eso creemos.

Lloyd Olsen, un agricultor de Colorado, tenía varios animales a su cuidado en una granja, y el 10 de septiembre de 1945 su esposa lo mandó a traer uno para la cena. Olsen decidió que esa noche comerían pollo, así que eligió a un joven gallo de 5 meses y medio para sacrificarlo. Al momento de cortarle la cabeza, el pollo corrió aceleradamente, como es normal que hagan los que han sido inmediatamente decapitados, pero la sorpresa del granjero fue mayúscula cuando se dio cuenta que el animal seguía corriendo por aquí y por allá sin parar y sin caer muerto al suelo. No había duda, ¡seguía vivo sin cabeza!

Cuando Olsen le platicó a sus amigos sobre lo sucedido, estos mostraron un natural escepticismo. “¿Cómo es que un animal decapitado puede sobrevivir?”, se preguntaban. Sin embargo el rumor corrió y pronto un sinfín de personas se encontraban hablando del tema. Desde luego, muchos pensaron que se trataba de un fraude, así que el dueño decidió llevar al pobre pollo a la Universidad de Utah, en Salt Lake City para que algunos científicos dieran fe de que se trataba de un fenómeno auténtico.

Pero, ¿cómo es que esto fue posible? ¿Por qué esta ave siguió andando luego de que le arrebataran su cabeza? Emilio Sánchez Piedra, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, afirma que “esto tiene una explicación racional. No se trata de un zombie o de un muerto viviente, ni tampoco es algo sobrenatural. Lo que sucedió fue que el hachazo del dueño no alcanzo a cortar la vena yugular del animal, y aunque le cercenó un gran pedazo del cuello y la cabeza, dejó intactos un oído y la mayor parte del tronco encefálico. Esto le permitió al animal seguir viviendo y moviéndose, pues en el tronco encefálico se encuentran las reacciones vegetativas y motoras”.

Luego de tan extraño suceso, el pollo fue bautizado como “Miracle Mike” o “El Milagroso Mike”. El dueño decidió sacar provecho del asunto y comenzó a exhibirlo en un show de animales fenómenos, en donde compartió escenario con rarezas tales como un conejo de seis patas o un becerro de dos cabezas. Diversos periódicos y revistas, entre ellos Time y Life, se interesaron en retratar al animal, por lo que la noticia corrió por todo el país y parte del mundo. El ave llegó a generar ingresos de hasta 4,500 dólares al mes (alrededor de 50,000 dólares actuales) por el motivo de ser exhibido.

El pollo Mike murió en marzo de 1947, asfixiado en Phoenix Arizona, a donde los dueños lo habían llevado a una exhibición. ¡Había sobrevivido 18 meses sin su cabeza!

Extraordinario, ¿no? Comparte este artículo con tus amigos, ¡verás que se sorprenderán!