Formas en las que te están tranzando sin que te des cuenta

Siempre hay gente que te quiere ver la cara de… tonto, gente cuyo propósito en la vida es joder al prójimo. Hay veces en las que sutilmente nos están fregando sin que nos demos cuenta, porque estamos demasiado acostumbrados a esas situaciones.

Por eso aquí te traemos 7 maneras en las que te están tranzando mientras tú ni cuenta te das. Toma tus precauciones:

  1. Robo de mochilas

Es un delito que está creciendo en nuestro país gracias a que la gente es muy descuidada. Evita despegarte de tu mochila cuando estás en la calle o en algún lugar público. Nunca la dejes en el suelo ni la sueltes por un instante. Los ladrones son bien truchas y aprovechan cualquier descuido para joderte.

  1. El limpiaparabrisas

En cuanto menos te das cuenta, ya llegó el limpiaparabrisas a echarle jabón al vidrio de tu coche y a comenzar a limpiarlo. No importa cuántas veces les digas que no, son bien tercos. Al final, por compromiso les tienes que dar de perdida unos $5 pesos y ya te jodieron sin querer queriendo.

  1. Los carteristas

Aguas cuando vayas en el autobús o en el metro. Los ladrones aprovechan un frenón fuerte y, mientras tú vas en la lela, te despojan de tu cartera. ¡Adiós quincena!

  1. Indocumentados e indigentes

Llegan con un choro de que vienen de Centroamérica y están pasando penurias, o que tienen 5 días sin comer, y tú por lástima les das dinero. Desafortunadamente hay muchas personas que se hacen pasar por gente necesitada sólo para sacar dinero fácil.

  1. Maquinitas de regalos

Esas típicas maquinitas en las que mueves una garra para sacar algún objeto, como puede ser un peluche, déjame decirte que son pura tranza. Las garras de la máquina tienen la fuerza de un bebé de tres meses… nunca sacarás nada.

  1. Los “viene, viene”

Esos franeleros se creen dueños de la calle y te cobran por estacionarte y por supuestamente cuidarte o lavarte tu coche. El problema es que es casi obligatorio, porque si no quieres sus servicios se enojan y hasta te pueden rayar tu auto.

  1. El don o doña de la tiendita de la esquina

¿A quién no le ha pasado? Le pagas al de la tienda con uno de $20, van a ser $17.50 pero te dice que no tiene cambio y que te lo completa con chicles. ¡Puras tranzas! Ya te jodió con $2.50. De poquito en poquito sacan su buena lana sin dar cambio los muy ojetes.

Así que ya lo sabes, ten cuidado y ya no dejes que te trancen. Es mejor decir NO a tiempo que lamentar.