¿Comes carne de res? ¡Podrías estar en riesgo de muerte! #TenCuidado

Según un informe del Fondo Mundial de Investigación del Cáncer, el riesgo de contraer esta enfermedad podría estar relacionado con la dieta, específicamente con el consumo de carne. Los expertos involucrados en más de 7,000 estudios clínicos afirman que comer carne procesada es demasiado peligroso y dicen que las personas deberían dejar de hacerlo lo antes posible. Ni siquiera recomiendan comerla ocasionalmente, como cada quince días o cada fin de mes; el exhorto es tajante: NUNCA JAMÁS DEBES VOLVER A CONSUMIR CARNE.

Entre las carnes procesadas encontramos a las salchichas, los jamones, el tocino, el pepperoni, el salami y cualquier tipo de carne roja en cualquier presentación. Así que si eres de los que disfrutan de una buena parrillada con los amigos, te recomendamos pensártela dos veces antes de seguir comiendo lo que muchos médicos aseguran que es “un veneno para el organismo”.

Entrevistamos al doctor Horacio Escalante, experto en patología, quien nos dijo que: “las carnes que se congelan suelen prepararse con un compuesto llamado nitrito de sodio, que se usa para fijar el color para que el producto parezca fresco por el mayor tiempo posible. Lamentablemente este compuesto produce nitrosaminas, las cuales pueden favorecer la aparición de cáncer en el ser humano.”

Según un estudio de la Universidad de Hawái realizado en 2005, los consumidores de carnes procesadas tienen un riesgo del 67% de padecer cáncer de páncreas. Otro estudio arrojó que ingerir 50 gramos de carne procesada aumenta en un 50% el riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Los informes indican, por otro lado, que el pollo y el pescado no presentan el mismo riesgo, pues sólo son peligrosas las carnes rojas a las que se les ha añadido nitrito de sodio.

He aquí las recomendaciones para evitar el riesgo de contraer cáncer:

  • Evitar comprar carnes procesadas en supermercados.
  • Evitar el consumo de carnes procesadas en restaurantes, escuelas y hospitales.
  • Sustituir la carne roja por carne de pollo o pescado.
  • Leer siempre la etiqueta de los productos y evitar consumir cualquiera que contenga glutamato monosódico o nitrito de sodio.
  • Come más frutas y verduras en tus comidas diarias. Hay estudios que indican que la vitamina C presente en cítricos puede ayudar a disminuir los efectos cancerígenos de las nitrosaminas.

Así que ya lo sabes, CERO CARNES PROCESADAS. Sabemos que es difícil, pero es lo más saludable.

Comparte este artículo con tus amigos, ¡podrías salvarles la vida!