¿Qué tan importante es saber inglés en el 2016?

El inglés es la lengua del mundo, y si no hablas inglés ¿te podrás comunicar con el mundo? No. Este idioma esta en todos lados. No tenemos que vivir en un país donde la lengua sea inglés para poder encontrar, por ejemplo, una etiqueta en un pantalón o camisa en inglés. Lo tenemos hasta en nuestro vocabulario, usamos palabras en este idioma a diario y a veces ni nos damos cuenta.

En pleno 2016 y a puertas del 2017, el inglés es tan importante como escribir y leer. Estas últimas dos cosas te ayudan a entender y comunicarte con el mundo. ¿no me crees? Mira este ejemplo: Digamos que eres analfabeta, En un momento dado decides ir a una tienda a comprar ropa. El problema es que no sabes cuál es tu sección en la tienda… ¿Por qué? Porque no sabes leer.

Lo único que verías en la tienda son puros “símbolos sin sentido”, como no lo entiendes, vives prácticamente ciego.

O, por ejemplo, ¿cómo saber cuál es la salida si no sabes leer? Lo mismo sucede con el inglés, muchos que no tienen un conocimiento más allá del básico en inglés; son como la persona del ejemplo anterior. El inglés te ayuda a entender tu contexto.

En cambio, si sabes inglés; podrás entender muchas cosas que antes no entendías, no solo porque ahora sabes inglés. Sino que el simple hecho de leer algo y entenderlo; te da una visión más clara de tu entorno. Y si no me crees puedes preguntarle a alguien que sepa inglés (o si tú hablas ingles). La sensación de satisfacción que te da entender algo en inglés es única y te da una perspectiva diferente.

Además, el inglés también te da la capacidad de comunicarte con otras personas, así hayan venido de Narnia. Hay más probabilidades de que se puedan comunicar en ingles que en cualquier otro idioma. El inglés ha pasado de ser un privilegio a ser una necesidad.

Podré seguir escribiendo razones por las que deberías aprender inglés. Pero en realidad tu eres el que debe darse a la tarea de hacerlo.

Déjame saber en los comentarios si es que sabes inglés, o si todo esto se parece mentira.

 

Escrito redactado por: Santiago Arcos