Las comidas más lujosas y caras del mundo.

Todos alguna vez hemos ido a un restaurante y nos hemos sorprendido por el precio de algunas comidas, que, según nosotros; su precio no está justificado. Si hablamos de comida en general, encontraremos que hay de muchos tipos, desde comidas para el más pobre hasta el más rico. Cada una de ellas dependiendo de tu presupuesta. Hoy conocerás las comidas más lujosas y caras en el mundo, y te aseguro que te vas a sorprender.

Caviar Almas. Se conoce como el caviar más caro y exótico del mundo, proviene del pez esturión beluga. Un aspecto importante del caviar viene del pez, entre más viejo sea el pez; más exquisito será el caviar. La única tienda que lo vende se encuentra en Londres, y tiene un valor de $25.000 el kilo, además viene en una lata de oro de 24 quilates.

caviar

Sandía Densuke Black. Es una fruta que crece en la isla japonesa Hokkaido, Apenas se producen 10 mil unidades al año. Es una sandía sin rayas y prácticamente negra por fuera, aunque rosada y muy jugoso por dentro, una sola te puede costar 250 dólares.

sandia

Un omelette de mil dólares. ¿pensabas que un omelette se hacía solamente con un par de huevos y queso? Te sorprenderá saber los ingredientes de este, porque entre ellos están: 6 huevos, caviar Sevruga y una langosta entera. Cabe resaltar que el único lugar donde lo preparan es en un exclusivo restaurante de New York.

omelette

Atún de aleta azul. Su precio y exclusividad se debe a que es una especie en extinción. y los más ricos han llegado a pagar 2.600 dólares por cada kilo de este delicioso manjar. Un sabor irresistible para los fanáticos del pescado.

atun

Queso de leche de arce. Es un producto exclusivo de Moose House, una granja ubicada en Suecia. Estos animales son ordeñados entre mayo y septiembre, este proceso puede durar hasta 2 horas, y su precio va desde los 1.100 dólares el medio kilo.

queso

 

Como puedes ver, son alimentos muy caros que además de su precio; presumen ser muy deliciosos. ¿Te gustaría probar alguno de ellos? ¿Ya probaste alguno?

 

Escrito redactado por: Santiago Arcos