Triángulo de las Bermudas ¿realidad o mito?

Seguramente todos hemos escuchado hablar de esta zona en algún momento, bien sea en televisión, internet o libros; esta zona conocida como el triángulo de las Bermudas la cual se crea formando un triángulo imaginario entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami. Es un lugar en el que han desaparecido aviones y botes; para muchos, de una forma misteriosa y sin explicación, que le han dado a este lugar, la fama de ser un lugar en el que no quisieras estar.

Pero, ¿será cierto todo lo que dicen de el? ¿en realidad hay un agujero en medio de este, el cual es el responsable sobre las desapariciones? Aquí y ahora vas a conocer algunos datos para que puedas tener una visión más amplia y puedas sacar tus propias conclusiones.

La primera mención documentada acerca del Triángulo de las Bermudas se hizo en 1950 por Edward Van Winkle Jones un periodista que escribió respecto a algunos barcos perdidos en esta zona. Jones dijo que las desapariciones de barcos, aviones y pequeños botes eran misteriosas. Y le dio a esta zona el apodo de “Triángulo del Diablo”.

 

En 1964, el escritor Vincent Gaddis acuñó el término “Triángulo de las Bermudas” en un artículo para la revista estadounidense Argosy. Al año siguiente publicó el libro Invisible horizons: true mysteries of the sea, donde incluía un capítulo llamado “El mortal triángulo de las Bermudas” Generalmente, Gaddis es considerado el inventor del término.

Pero lo que realmente le dio fama internacional al sitio, fue “El Vuelo 19” una extraña desaparición de un escuadrón de cinco bombarderos TBM Avenger de la marina de Estados Unidos durante un vuelo de entrenamiento ocurrido el 5 de diciembre de 1945.

Durante el vuelo, los aviadores informaron varios efectos visuales extraños, y se cree que todos presentaron fallos con las brújulas.

La persona que estaba a cargo era el Teniente Charles Carroll Taylor, tenía experiencia de combate y un tiempo de vuelo significativo, pero al mismo tiempo tenía muy poca experiencia en esa área en particular, menor que la de los aprendices bajo su mando. Taylor fue descrito como un líder calmado y confiado. En cambio, las transmisiones de radio del Vuelo 19 revelaron a un Taylor desorientado, con una carencia de confianza en sus decisiones, y completamente perdido.

Sin embargo, el hecho de que hasta la fecha no se ha descubierto rastros o algún resto de las naves ha llevado al misterio, y, en sí mismo, es un caso raro. En un documental sobre este evento de History Channel, se hizo notar que un piloto puede confundir fácilmente su ubicación si permite que su imaginación controle su razón.

El escenario más probable fue que el teniente Charles Taylor se confundiera y se desorientara. Siendo indeciso en última analogía de la situación del vuelo, habría creído incorrectamente que estaban lejos del sureste de Florida Keys, y girado bruscamente hacia la derecha, creyendo que encontrarían tierra. En cambio, ellos se ubicaban exactamente donde debían estar, fuera de las Bahamas, y al girar a la derecha los llevó más adentro del océano hacia el Atlántico. Esto también podría explicar por qué los aviones todavía no han sido encontrados, ya que muy pocas búsquedas se han concentrado en las inmensas áreas abiertas del océano.

Por consiguiente, la explicación generalmente más aceptada de este incidente coincide en que el Teniente Charles Taylor se confundió y se desorientó.

Otra cosa rara es que un hidroavión de rescate PBM Mariner también desapareció sin dejar rastro durante la búsqueda del Vuelo 19, lo cual amplió el misterio.

Personalmente creo que este lugar no está maldito o algo asi, ya que se estima que en los últimos 100 años por esa zona han pasado unas 10 millones de naves (100.000 por año). Se cree que desde mediados del siglo XIX han desaparecido un total de 50 barcos y 20 aviones.

Solo es un pequeño número de aviones y barcos los cuales han desaparecido, y creo que no hay razones de peso para considerar que este lugar sea un misterio.

Recuerda dejar tu opinión en los comentarios.

 

Escrito redactado por: Santiago Arcos