Cartas dejadas por suicidas antes de morir que te haran reflexionar.

El suicidio no es y nunca será una salida de los problemas o una solución que te saque de ellos, lo que si es; es un acto desesperado, alimentado por diferentes situaciones en la vida, las cuales te llevan a pensar en esta “opción” que parece ser la solución.

En todo caso, suicidarse requiere de valentía y coraje. No es algo sencillo hacerte daño hasta el punto de matarte. El acto de suicidarte no es algo que pasa de la noche a la mañana. Mas bien es un pensamiento que entra en tu cabeza -como cualquier otro- pero se queda ahí.

Y si quizá estas pensando en suicidarte recuerda que siempre, SIEMPRE hay una mejor solución.

 

Carta de un joven gay.

Queridos mamá y papá.
Perdónenme, sé que es difícil leer esto, para mi tampoco es fácil escribirlo. Pretendo ser breve, supongo que están muy tristes por lo que he hecho, pero no deben preocuparse, estoy bien a sido mi decisión y creo que es correcta.
La distancia entre ustedes, mis malas notas, las drogas que he comenzado consumir, no puedo decir que estemos en el paraíso, por eso voy en busca de él, tal vez no sea así, tal vez vaya al infierno, como el cura que me hicieron ir a ver dijo, eso me perturbo mucho, no sabia que era tan malo amar.
Perdónenme, sé que los decepcione mucho, sé que no querían esto, que querían nietos, un futuro para mi y que los golpes, los psicólogos y alejarme de la única persona que he amado solo era su forma de querer darme lo que ustedes pensaban que estaba bien, pero ya no puedo soportarlo, el dolor de sentir su repulsión me vuelve loco, mamá ya no me miras, papá ya no me hablas, han alejado a mis amigos y han cambiado todo mi mundo, desde mi ropa hasta la música que escucho.
Sé que ustedes jamás comprenderán por que hago esto, la verdad me cuesta entender porque lo hago, tal vez sea solo porque siento que ya no hay esperanzas para un solitario joven gay como yo, disculpen, sé que no les gusta que lo diga pero así me siento.
Por favor, díganle que siempre lo ame y lo amaré y que nada de esto es su culpa, él fue maravilloso conmigo muy tierno, se merece saberlo. Denle alguna de mis cosas si él quiere algo, lo que sea, con lo demás hagan lo que quieran, solo no me olviden.

Creo que llego el momento de decir adiós, perdón por tomar tus hipnóticos mamá, esos que tomas desde el día que supiste quien era realmente yo, perdón papá por tomarme el vodka que guardas para las visitas y el cual tomas a media noche todos los días cuando duerme en la otra habitación desde que ya no duermes con mamá.

Un beso para los dos y no olviden a su hijo que los ama.

Carta de una mujer desquiciada por amor.

Hoy pudo haber sido un día más, pero no lo fue. Lamentablemente te vi con ella, lo que no quería asumir. Sé que hace tiempo me dejaste, sé que hace tiempo me olvidaste, que mis constantes llamadas y me insistente sonido de voz al teléfono te tiene cansado, que no quieres más mis cartas ni mis mails, pero como puedes ver este será la última carta que recibías de mi.

Quiero que sepas que fuiste y serás por siempre el mejor hombre de mi vida y al que más ame aunque me doliera ver como te divertías con tus amigos cuando me dejaste y salía a espiarte a escondidas. Es que te amo tanto, que cada noche antes de dormir veía tu foto y la besaba en silencio, derramaba algunas lágrimas esperando que mi llanto calmara mi sed de ti, pero no era así, entonces me ponía de pie, buscaba una camisa que dejaste en mi armario e imaginaba que venias a por mi, era tan lindo soñar, te abrazaba tan fuerte, me besabas tanto, me hacías el amor como en aquellas noches de pasión hasta que me quedaba dormida, lamentablemente a la mañana siguiente tu no estabas y solo me quedaba el recuerdo de lo que alguna vez tuvimos, así que después de la ducha usaba tu perfume para sentirte más cerca.

Nunca entenderás como te ame, nunca entenderás el dolor que sentí al saber que no podría darte hijos, como me deseaba formar una familia juntos, como quería que fueras solo mío y de nadie más, que nadie mas estuviera contigo que tu tiempo fuera solo para mi vivir y respirar por mi como lo hacía yo por ti.

Pero ya que no me amas y no puedo acabar con tu vida para que no seas de otra porque te amo demasiado, tendré que ser yo la que se vaya y no vuelva jamás, así podré amarte eternamente sin el dolor de verte feliz al lado de otra, feliz y sin mi.

Una ves te lo dije, si me dejas me mato… solo cumplo mi palabra
Adiós.

 

Carta de una prostituta.

Otro día más, dinero que viene, dinero que va… otro cuerpo más, sudor, gemidos y pasión fingida por mi cuerpo cansado y aletargado… no queda más que esta asquerosa rutina de placeres vendidos al mejor postor ¿cuál es el sentido de continuar aquí? alguna vez fuertes razones me llevaron a elegir esta vida, mas ahora creo que fue esta vida la que me eligió a mi, como cruel víctima me vi tentada por sus rápidas recompensas, por su rápido ir y venir, pero ahora me doy cuenta que estoy envuelta en una vida que no me pertenece.
El último cliente se a ido, me queda una cama vacía, pues mi cuerpo ya ha perdido su alma, su deseo de seguir, de buscar algo mejor ¿que me espera tendida aquí? el próximo cliente, la próxima agonía silenciosa…
Me quedan 30 minutos antes del próximo, solo instantes para volver a ser solo un cuerpo pero no una persona, casi ni recuerdo cuando fue que signifique algo para alguien… a penas tengo un borroso recuerdo de aquel hombre que alguna vez me amo, pero que yo no supe amar ¿que le podía ofrecer? no me arrepiento de aquella decisión pues ya era tarde para mi, como ahora… ya es tarde para continuar… 25 minutos y contando, me iré a preparar pero no como otras veces, no hoy será distinto, entrare a la ducha y el agua se llevara mi dolor un instante, sacara este olor nauseabundo de mi cuerpo, este olor impregnado de todo menos de mi…luego prenderé unas velas, como es mi costumbre, pero esta ves no será para esperar a alguien más, esta ves serán para mi, para mi cuerpo que se ira durmiendo de a poco, cayendo lentamente en un sueño del que nunca despertare…
Arreglo todo.. solo 20 minutos para el final… recostare mi cuerpo en esta cama que ya no me pertenece pero la haré mía esta vez, así como mi cuerpo será mio por una vez, decidiré por él… haré con él lo que yo quiero y mi alma por fin volverá a mi cuerpo por un instante solo para irse a descansar donde ningún otro cuerpo ajeno la pueda encontrar…

Espero que el cliente de las 2 no se enoje al notar que mi cuerpo esta frío, que esta vez no habrá calor ni pasión fingida… pero si habrá verdad, mi verdad…

 

Espero que hayas podido reflexionar, y puedas apreciar más tu vida. Piensa muy bien antes de tomar una decisión que al principio parece darte algo bueno, pero que te puede llevar a la muerte.

Al final, el único que nos puede sacar de una situación así, se llama DIOS.

 

Escrito redactado por: Santiago Arcos