¿Estas atado al amor de tu vida?

Al fracasar con las relaciones amorosas muchos pensamos si de verdad en algún momento llegara quien haga cambiar ese modo en que nos sentimos o hará mejorar nuestras vidas, por lo menos a lo que amor respecta. Muchos somos pesimistas al momento de hablar del tema o pensar en este, pero es que la realidad lo que te ha sucedido podría ser parte de algo destinado a suceder,  algo muchos más grande que implicaría acercarte más a la persona con quien en realidad vas a querer pasar el resto de tu vida.

Todos hemos visto esas películas donde los protagonistas a pesar de ser una pareja perfecta terminan separándose, y donde después de un tiempo se encuentran vuelven a vivir una historia como muy pocas.

Captura de pantalla (250)(Diario de una pasión. Ryan Gosling y Rachel McAdams).

Una leyenda oriental de la mitología china y japonesa cuenta que todos estamos unidos a alguien a través de un hilo rojo invisible. Este hilo no desaparece y permanece en el tiempo, atado a la otra persona, está con nosotros desde el momento de nuestro nacimiento hasta el momento en que morimos.  El texto literal dice «Un hilo rojo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero nunca romper».

La leyenda dice así: Hace mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia. Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja, empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza. Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente”.

Captura de pantalla (251)

Se dice que el hilo va enlazado del dedo meñique porque allí se encuentra la arteria ulnar, la cual a su vez va conectada al corazón.

Es una atadura a la que no podemos imponer nuestros caprichos, que no podemos burlar o evitar, es tan simple como que es nuestro destino.

¡Si te ha gustado! ¡Compártelo!