1000 días corriendo. Los extraordinarios monjes maratón.

En el Monte Hiei en Japón, tiene lugar la prueba física y mental más exigente en el mundo. La prueba dura unos  7 años y los participantes encaran la muerte todo el tiempo; llevando cuerpo y mente más allá de los límites soportables, incluso para los atletas más altamente entrenados del planeta.

 

 

Mt_Hiei_Winter

 

Se le conoce como el “Kaihogyo” y también es definida como una forma de meditación sobria y severa. Lo realizan los budistas de Tendai, con el objetivo de conseguir iluminación  a partir del atletismo espiritual. Dicha meditación se realiza corriendo increíbles distancias diarias, en senderos de montaña antiquísimos y sin ropa ni calzado deportivo; usan solamente sandalias de paja; y durante los primeros años no usan calcetines. Adicional a esto llevan una daga y una cuerda en su cintura, para  suicidarse en caso de no conseguir superar la prueba. Aunque no han ocurrido suicidios desde el siglo XIX.

sandalias

El peregrinaje de los 1000 días de los “monjes maratón” se realiza de la siguiente manera: Los primeros tres años el monje corre durante 100 días consecutivos por cada año, 40 Km diarios (recordemos que la distancia de una maratón es de 42 Km con 195m). El cuarto y quinto año se correrán por 200 días consecutivos por año, 40 Km diarios. El sexto año se recorrerán 60Km diarios durante 100 días consecutivos y el séptimo año durante 100 días consecutivos se recorrerán 84 Km diarios.  Después de los primeros 100 dias de “practica” durante el primer año, es la única oportunidad que el prácticamente podrá retirarse, de ahí en adelante el monje ya no está autorizado para abandonar el Kaihogyo, o completa el ritual o deberá quitarse la vida. Aunque en la época moderna esto es simbólico y el proceso de selección garantiza el éxito del objetivo.

Buddhist-monk-Genshin-Fuj-009

Como si esto no fuera suficientemente, una vez culminada la etapa de correr; viene una prueba donde se someterá al monje a niveles extremos de resistencia y lo pondrá al borde de la muerte. El “doiri”,  son 9 días de meditación continua, durante los cuales el monje no podrá dormir ni ingerir alimentos ni bebida alguna, recitando cantos y mantras budistas,  hasta 100.00 diarios, sentados en posición vertical y solo podrá levantarse para ir a buscar agua y ofrecerla como ofrenda todos los días a las 2am; durante todo este proceso será vigilado por dos monjes quienes evitaran que el aspirante se duerma. El doiri originalmente duraba diez días pero fue acortado para evitar el fallecimiento de quien lo realiza.

monks_1-753962

 

Quienes completan el doiri, explican que durante  el proceso han alcanzado elevar sus sentidos a niveles increíbles. Donde podían oler comida a kilómetros de distancia y escuchar lo sonidos más imperceptibles. Hablan de liberación de todo lo malo, lo bueno y lo neutral, para observar su existencia desde una claridad cristalina.

 

Doiri

 

Menos de 50 hombres han logrado completar el reto de los 1000 días desde 1885. El expiloto kamikaze Yusai Sakai, lo realizo en dos ocasiones, en 1980 culmino su primer ritual y luego de 6 meses inicio el segundo, para culminarlo en 1987 a los 60 años.

Yusai Sakai

Los llamados monjes maratón aprenden a dominar técnicas de descanso de partes de su cuerpo mientras realizan sus agotadoras carreras; un reto increíble para cualquier ser humano ya que durante los días del Kaihogyo, tienen pocas horas de descanso; la peregrinación se inicia después del anochecer.

 

 

 

Sakai-2

¿Conoces otra  prueba física y mental más extrema que esta?