El deporte más peligroso del mundo es también el más adictivo.

Es el deporte con más alta mortalidad del mundo. Con una increíble velocidad promedio de casi 200 km/h y saltando no menos de 600 metros. Esta rama del paracaidismo tiene una tasa de muerte de 1 entre 2300 saltos, se estima que durante los últimos 30 años han fallecido cerca de 170 personas; porcentaje altísimo si se compara con el número de practicantes.

images (1)

Por ahora es lo más cercano a volar sin ningún vehículo. Tu cuerpo llega a estar en caída libre directa por un promedio de 12 segundos y con el traje especial “wingsuit” puedes planear. Patrick Kerber logro recorrer entre el punto de salida y de aterrizaje 3240 metros; distancia significativa si recordamos que se está “saltando”.

images (8)

BASE, es un acrónimo en inglés proveniente de: Building (edificio), Antenna (antena. También se refiere a torres eléctricas o chimeneas), Span (puente) y Earth (tierra, se refiere a montañas, riscos acantilados, entre otros). Consiste en saltar con paracaídas desde un punto fijo y no desde una aeronave en pleno vuelo, se puede realizar en entornos naturales o urbanos; y generalmente se realiza de los lugares de donde proviene su acrónimo, aunque cualquier innovación siempre es recibida (globos aerostáticos y otros). Para iniciarse en el mundo del salto base, es necesario ser un paracaidista experimentado, dominar la caída libre y haber realizado cerca de 300 saltos, en el paracaidismo convencional. Dentro del salto base, existen diversas modalidades, entre ellas una de la que más ha cobrado vidas, es la que se utiliza el wingsuit o traje aéreo. Donde se logran alcanzar velocidades superiores a la de la caída libre y se obtiene una mayor distancia de recorrido; el descenso vertical disminuye, mientras el desplazamiento horizontal aumenta.

descarga (3) Lonnie-Bissonnette-base

“Te cambia la vida pero te la puede quitar en segundos” dice Ricardo Navarro, practicante español de este deporte. Según los deportistas extremos, este deporte es para gente adicta a la adrenalina y una vez que saltas por primeras vez; no hay retorno serás adicto por el resto de tus días a esa sensación increíble que solo produce el salto base. Y siempre estarás en la búsqueda en experimentar unos segundos más de vuelo.

images (7)

El 2016 ha sido (hasta ahora) el año más mortífero de este extremo deporte. Solo en el mes de agosto cada dos días moría un practicante; 13 en total. 32 en todo el año, superando los 27 fallecidos que dejo el  2015.

El salto base no tiene tintes medios, solo tiene dos posibles finales. O eres un saltador base hasta que tu cuerpo lo permite o mueres en ello.  Si eres capaz de saltar y superar con el éxito el objetivo, simplemente entraras a un mundo donde vivir esa libertad será tu única obsesión. Quizás para muchas personas, someterse a un riesgo tal no tenga mucha significancia; pero es importante recordar que el hombre siempre ha envidiado el poder de vuelo de las aves, y eso nos ha llevado a evolucionar en el mundo de la aeronáutica.

fg

Recordando que muchos entusiastas, como los hermanos Wright, también fueron catalogados como “locos” en su época. Solo queda por hacer una pregunta  ¿Saltarías?