El enigma de Kaspar Hauser

Un caso real, que ha sido completamente absorbido por la cultura Alemana; el caso de Kaspar Hauser, su vida fue un completo misterio para todos y una completa tragedia para él. Su epitafio reza en latín “Aquí yace Kaspar Hauser, un enigma de su tiempo, nacimiento desconocido, muerte secreta, 1883”.

450px-Kaspar_hauser_grab

Un muchacho apareció la tarde del 26 de mayo de 1828 en Nuremberg, Alemania. Se recostaba vacilante contra una pared, y daba la impresión de estar ebrio o aturdido. Su apariencia era la de un joven no mayor de 18 años; Tenía un comportamiento extraño y aspecto descuidado, su ropa estaba hecha jirones y sus zapatos aparentaban estar apretándole los  pies. El muchacho lleva un sobre con una carta en sus manos, dirigida al capitán Wessenig;  pronto es llevado a la casa del capitán, cuyo nombre completo es Friedrich von Wessenig. Kaspar se muestra asustado, y solo repite las palabras Weiss nicht (“no sé”); le da asco la carne y la leche y solo consume pan y agua. Sus pies están hinchados como producto de una larga jornada caminando. Le asustan los rayos. Cuando vio una vela prendida quedo fascinado; estiro su dedo y toco la llama de la vela; al gritar cuando sintió dolor debido al fuego; parecía más sorprendido que adolorido.

descarga (1)

En la carta  se explica que el joven se llama Kaspar Hauser y se suplica que se le deje entrar al ejército. Kaspar  poco comunicativo les dice a  quienes lo rodean usando un lenguaje lento y tosco “quiero ser soldado como mi padre”. A todas las personas las llama junge (“joven”) y a todos los animales les dice pferd (“caballo”). Puede estar sentado durante horas en la misma posición sin presentar fatiga, y es capaz de leer con casi nada de luz.

Rápidamente este muchacho enigmático se vuelve toda una celebridad, su origen es un misterio y nadie parece reconocerlo. Es examinado por doctores y estos informan que el joven no es retardado ni loco. Al poco tiempo Kaspar fue aprendiendo a comunicarse con más facilidad y pudo relatar un poco su origen.

the-enigma-of-kaspar-hauser-1974-004-s-bruno-and-the-letter

Según su propio testimonio él había pasado toda su vida recluido en una celda de 2 metros de largo por 1,20 metros de ancho y 1,80 metros de altura. Piso de tierra recubierto por paja y las ventanas clausuradas; solo comía pan y agua; y era únicamente visitado por un hombre con capucha que le enseño lo poco que sabia y a escribir su nombre. Un día el hombre con capucha lo saco a la fuerza de su celda por la noche y lo  abandono en la entrada de Nuremberg, entregándole el sobre con la carta.

Rápidamente se crean teorías sobre la verdadera historia de Kaspar. Muchos afirman que es hijo bastardo de la realeza, otros afirman que es el verdadero heredero de un duque y que lo habían abandonado a esa suerte por intereses dinásticos. Kaspar mientras tanto se sigue educando.

images

Años después, estando al cuidado del doctor Meyer y del capitán Hickel; Kaspar sufriria su primer atentado; Un hombre con una máscara lo atacaría en un sótano, dejándolo herido e inconsciente. La policía se puso al cuidado de protegerlo, pero sería inútil; En 1833 un extraño lo atacaría en un parque, causándole múltiples heridas mortales en su cuerpo. Kaspar moriría desangrando, y sus últimas palabras fueron “no lo hice” refiriéndose a que el mismo no se había autoinfligido las heridas. Hay una teoría que afirma que el asesino de Kaspar después de herirlo le dejo una nota, que solo se podía leer con un espejo y decía “Yo soy la orilla del rio…mi nombre es Milo”.

La autopsia revelo que tenía un hígado muy grande y piernas deformadas; lo que de alguna manera corroboraba la historia sobre su encierro. Kaspar Hauser fue y será todo un enigma. Incluso hoy se siguen agregando nuevas posibles hipótesis sobre su vida antes de aparecer en Nuremberg. Una de las más recientes afirma que Kaspar era hijo ilegitimo de Napoleón Bonaparte con Stephanie de Beuharnais.

Image50.0

La única certeza que podemos tener, es que Kaspar, despierta curiosidad en todo aquel que conoce su historia. ¿Qué opinas?