Descubre la razón por la que tu madre se equivoca con tu nombre y el de tus hermanos

Los intentos tartamudos de una madre por llamar al hijo adecuado por el nombre correcto no es un fenómeno nuevo. Claro, puedes sentir como si ella pensará en ti como el último en la lista porque antes de llegar a tu nombre; pasa por el de todos tus hermanos, Cuando tu madre te llama por el nombre equivocado, básicamente significa que ella te ama. ¿por qué? Descubre la razón:

abraza

No te enojes con tu mamá si ella te llama por el nombre incorrecto de vez en cuando. Este pequeño problema cognitivo es totalmente normal.

La confusión de nombres antes de llegar al tuyo, sucede, sólo con nombres de la misma categoría. Lo que significa es que tu cerebro organiza nombres familiares en categorías, así que cuando tu madre te llama por el nombre de tus hermanos, lo que sucede es que su cerebro toma rápidamente un pila de nombres de “seres queridos”, y al tener varios hijos; a veces sucede esta confusión que no tiene nada que ver con la edad de tu madre o algo así (en la mayoría de los casos) . Este hallazgo fue publicado en abril de 2016 en la revista Memory & Cognition. Es algo bonito, si lo piensas bien.

De acuerdo con Samantha Deffler, una científica cognitiva del Rollins College, y su equipo, la mayoría de la gente mezcla los nombres de la familia y amigos de vez en cuando. Como informa NPR, “No está relacionado con una mala memoria o con el envejecimiento, sino más bien con la forma en que el cerebro clasifica los nombres”. Sin embargo, un grupo es especialmente propenso a esta pequeña confusión, informa NPR. “Las madres, especialmente las madres”, dice Deffler. “Cualquier mamá con la que hablé dice: ‘Sabes, definitivamente he hecho esto'”.

shutterstock_94290826

Las personas que tienden a confundirse con los nombres, generalmente siguen ciertos patrones. Cuando alguien llama a otra persona por el nombre equivocado, lo hace reemplazando el nombre por el de alguien que es parte del mismo grupo social.

Contrario a lo que pueda creerse, nada tiene que ver la apariencia física entre hermanos. Los investigadores encontraron que esta no resultó un factor determinante respecto al fenómeno de confundir los nombres.

La explicación consuela, puesto que en nada es achacable a la edad. Nuestros padres no son los primeros ni seremos los últimos padres en confundir los nombres de nuestros hijos. Para desesperación de nuestros hijos y nietos, seguirá sucediendo.