10 Curiosidades sobre la antigua Roma… ¡Solo para curiosos!

¿Te gusta saber acerca de la historia del mundo? y ¿te consideras una persona curiosa? Si tu respuesta es si, entonces estás en el lugar indicado. No te quedes aquí y sigue leyendo para descubrir 10 cosas curiosas que quizá no sabías sobre la antigua Roma.

ROMANOS VS FILOSOFOS 

1

Dentro del imperio se conocieron filósofos que trascendieron como Séneca y Marco Aurelio. Pero en la antigua Grecia los romanos eran algo hostiles con temas filosóficos y desde su punto de visa práctico, el estudio de la filosofía, provocaba que las personas no tuvieran una vida activa y mucho menos entregar algún tipo de servicio al país.

LAS ROMANAS SE TEÑIAN EL CABELLO 

2

En la antigua Roma las mujeres se teñían el cabello. La mujer que se teñían el cabello era señal de que era una mujer de vida galante, pero con el paso del tiempo, la tercera  esposa del en ese tiempo emperador Claudio, Mesalina, puso en tendencia el uso de pelucas de colores, para luego adoptar la práctica de teñirse el cabello también dentro de la nobleza.

UNA MANERA DIFERENTE DE LAVAR 

3

No podrás creer el siguiente dato pero, en la antigua Roma se utilizaba ¡orina humana! para lavar la ropa. Se acostumbraba que los lavaderos llenaban un barril de ropa y luego le vertían la orina, para después ser pisada con los pies de un hombre quien se metía al recipiente para poder “tallarla”.

UNA SEÑAL DE INTELIGENCIA 

Mientras que en la actualidad la uniceja en una mujer se toma grotesco y considera fealdad, en la antigua Roma era una señal de inteligencia, y las mujeres de en vez de ir a depilación, asistían con expertos par que hicieran que crecieran sus cejas. De hecho llegaban a utilizar cejas postizas hechas de lana de cabra.

BEBER VENENO 

4

A finales del siglo I a.C., entre los emperadores romanos se acostumbrada a beber diferentes tipos de venenos en cantidades pequeñas durante días para intentar llegar a ser inmunes a la substancia. El primero en utilizar este veneno fue Mitrídates el Grande, y en su honor comenzó a llamarse mitridatum a todas las combinaciones de venenos.

BEBER LA SANGRE DE LOS GLADIADORES 

6

En esta época se creía que bebiendo la sangre de los gladiadores asesinados la persona recibía la fuerza vital. Se cuenta en diferentes escritos romanos como se recolectaba la sangre de los caídos en peleas romanas y se comenzaban a comercializar como un tipo de medicamento.

CABALLOS Y POLITICA

7

El emperador Calígula conservo a su lado a su caballo favorito llamado Incitatrus, e incluso según Suetonio se erigió una estatua de Incitatus de marfil y mármol con vestimenta color púrpura y con piedras preciosas; además de realizar un escrito diciendo que Calígula pretendía convertir a su caballo en cónsul. Además Dion Casio asegura que el caballo se alimentaba de avena mezclada con partículas de oro.

LOS GENERALES NUNCA PELEARON…

8

Es compu encontrarnos con pinturas romanas donde se muestran a los generales luchando en batalla junto a sus soldados, pero la realidad es de que ellos no participaban en las batallas, sino que solo se preocupaban por encargarse de los puestos de mando y dirigir al ejército desde una distancia y poder reaccionar mejor a lo que estaba sucediendo. Pero cuando la batalla estaba a punto de darse por perdida, solo en ese entonces, el general tenía que arrebatarse la vida o ir a buscar su muerte dentro de la batalla a manos del enemigo.

NO USABAN JABON 

9

Los romanos a pesar de que se bañan todos los días, jamás utilizaron jabón, sino que lo sustituían por aceites y después lo retiraban utilizando cepillos especiales.

LA PERSECUSION DE LOS CRISTIANOS 

10

Existen muchos escritos que demuestran que los romanos creían tener motivos para perseguir a todo cristiano, pues consideraban que su imperio se basaba en piliteísmo y, si se les hubiera permitido propagar sus creencias podrían hacer enfadar a sus dioses, pero dándoles la oportunidad de creer en sus dioses y obligándolos a abandonar al suyo. Los creyentes nunca aceptaban su trato y se mantenían fieles a sus propias creencias a pesar de la muerte.