¿Conoces el terrorífico caso de los roba-cadáveres?

Una extraña fascinación por los cadáveres se ha visto a través de la historia con hechos escalofriantes y poco coherentes. Pero además de estos casos extraños podemos encontrar una cierta fascinación en aquellas personas que dedican su vida a disecciones anatómicas que en algún momento llegó a ser incluso un espectáculo para todos aquellos curiosos.

La historia cuenta que un anatomista con prestigio llamado William Hunter, en el año de 1768 abre su Teatro de Anatomía en Londres, quien obtenía  cuerpos de las personas que estaban condenadas a muerte en el Tribunal Penal Central de Inglaterra y Gales. Lo que se realizaba era que la llegar el cadáver del reo era conducido a la mesa de disección de Hunter para ser degollado, destrozado  y disecado.

estudiantesDiseccion

Después aparece el italiano Giovanni Aldini quien el 18 de enero de 1803 presenta su primer espectáculo de la electrificación de un muerto en el Real Colegio de Cirujanos de Londres, en este lugar presenta la electrificación del cadáver de George Forster quien fue ahorcado por el asesinato de su mujer y su hija.

condenadoAMuerte2

Esta extraña fascinación a los cadáveres seguía creciendo alrededor del mundo, con diferentes motivos, desde conocer los intríngulis del interior del cuerpo humano hasta la misma fascinación de experimentar con ellos, de hecho, los cadáveres comenzaban a escasear.

En aquellos días el ser resurreccionista era un buen negocio, ya que el apoderarse de cadáveres frescos y venderlos podría dar una ganancia desde hasta 10 libras. Otro dato curioso es que los cuerpos de los hombres valían más que de las mujeres, ya que se podía experimentar más por la gran cantidad de músculos que éstos poseen.