Los mejores parques japoneses

¿Has considerado viajar y te llama la atención Japón como un futuro destino? Principalmente en su capital Tokio donde se observan desde los altos rascacielos, las tiendas tecnológicas, hasta el popular cruce peatonal de Shibuya, el más famoso de todos. No hay que olvidarse de los hermosos parques, en los cuales los habitantes y turistas pueden relajarse, pasear y conocer.

Entre tantos parques japoneses se pueden mencionar los siguientes:

Situado en Shibuya, El santuario Meiji, un santuario sintoísta (la religión nativa en Japón) se divide entre el jardín principal Naien y el jardín exterior Gaien. Este santuario se construyó en memoria del primer emperador de Japón, el emperador Meji y su esposa, la emperatriz Shoken. El lugar elegido fue un jardín de lirios al cual solían ir el emperador y la emperatriz. Actualmente, es un lugar de relajación a pesar de ser una zona de bullicio en Tokio durante las ceremonias de año nuevo. Si eres turista puedes comprar amuletos, ver una boda sintoísta, lanzar monedas en cajas de ofrendas (el ritual consiste en hacer una reverencia, luego dar dos palmadas, pedir deseos o realizar un rezo y finalmente una última reverencia). Todo esto por supuesto no agota las recomendaciones para disfrutar este magnífico parque.

Los jardines de Hamarikyu: Es un jardín desarrollado con conceptos tradicionales de paisajismo japonés. Se encuentra entre los distritos Shimbashi y Shiodome, en una pequeña isla y es accesible solo por un puente. Es famoso por su estanque de agua salada y por los florecimientos de ciruelos y cerezos a finales de febrero.

El Parque Ueno, caracterizado por sus árboles de cerezo, ideal para la tradición japonesa llamada Hanami, la contemplación de los cerezos en flor, y también se concentran cantidades de museos como el Museo Nacional de Tokio, la Galería Metropolitana de Arte de Tokio, el Museo Nacional de Ciencias y el Museo Shitamachi. Esta especie de bulevar cuenta con un agradable estanque conocido como el Shinobazu, donde se puede navegar con botes de pedales en forma de cisne o coches. Otro de los lugares que hay que visitar en este parque es el Santuario Toshogu, construido en 1627, conservado desde los tiempos del periodo Edo.

El parque nacional Fuji-Hakone es conocido por sus fuentes calientes y por ser Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde el año 2013. Dentro de este parque también se encuentra el Museo Chokoko no mori, el jardín botánico de humedales de Hakone y el bosque de Aokigahara. Puedes observar cientos de esculturas por fueron creadas por artistas japoneses de los siglos XIX y XX.

Todos son lugares de gran serenidad y belleza ideales para descansar el cuerpo y el alma.