Puedes estar deshidratado y no saberlo

Yo conozco a una señora que se la pasa todo el día en su cuarto con aire acondicionado que presentó un estado de deshidratación con una nevera a tres metros de ella.
¿Suena exagerado? Pero es bastante común. Es más fácil de lo que tú crees deshidratarte en estos días de carreras para aquí o para allá, donde no hay tiempo entre múltiples reuniones o presentación de informes o atención de clientes o responder los textos de tus compinches. Claro, la señora no andaba en nada de esto, ella simplemente era demasiado haragana para pararse a tomar agua.

No creo que haga falta decirte lo importante que es el agua. El agua es la vida, no sólo porque si no tomas agua te mueres, sino porque sin agua no pudo haber vida en este mundo. Tanto es así que cuando la vida se hizo lo suficientemente compleja decidió formar un contenedor impermeable alrededor de una burbuja de agua para poderla tener siempre consigo. Sólo así se pudo conquistar la tierra firme.

Somos alrededor de 75% de agua y ésta tiene que ser suplida constantemente. Por eso es que te da sed, ésta es una advertencia de que hay un estado de deshidratación a las puertas.
Una de las dificultades en reconocer la deshidratación es que sus síntomas no son específicos y generalmente son confundidos y atribuidos a otras causas. Por ejemplo, se te presenta un pérfido dolor de cabeza, tú piensas primero que puede ser el exceso de trabajo, que no has comido todavía, que te calló mal tal comida, o mucho calor. Lo último que se te ocurre, si es que lo hace, es que no has bebido agua por un buen rato.
El agua se pierde lo quieras o no. Cada vez que respiras o hablas, cuando sudas, pierdes agua. Con esa pérdida la sangre se espesa, la oxigenación se deteriora, el cerebro sufre y te lo anuncia con dolor, mareos, sensación de cansancio, confusión.

El color de la orina es otro indicador de tu nivel de agua. La orina debería ser de un amarillo claro. Si está oscura es porque los riñones están tratando desesperadamente de conservar más agua dentro del sistema. Un urólogo me dijo una vez que si la orina no tenía la transparencia del agua era que no estaba tomando la suficiente.
Otro síntoma fácil de chequear es la respuesta de la piel a los pellizcos. Si ésta tarda en volver a su estado liso es porque está reseca.
Hazte el hábito de tomar agua constantemente. El tener que ir al baño con frecuencia es un bajo precio por los beneficios de un organismo bien provisto de agua.