Y así se movió el universo el año 2017

En tu próximo cumpleaños medita un poco en algunos de los cambios producidos en el universo desde la última vez que lo celebraste. Quizás puedas encontrar significados equivalentes en ti.

Por ejemplo:

1. La luna se alejó de la tierra unos 3,8 cm. Eso es lo que hubieran crecido tus uñas en un año si no te las hubieras cortado. Este alejamiento continuará sucediendo hasta que, en unos 5 billones de años, la luna hallará un punto orbital estable. Para entonces la tierra también presentará la misma cara a la luna como ahora la luna presenta la misma cara a la tierra. Quiere decir esto que la luna se verá en el mismo punto del planeta noche tras noche, sin cambios. Esa será la sede de los románticos y poetas de la tierra.
2. El sol consumió por fusión de sus elementos, más de 170 trillones de toneladas de su masa, el equivalente a 5.5 millones de toneladas cada segundo. A este ritmo el sol consume una masa igual a la de la tierra cada 30 millones de años. Debido a esa pérdida y, por consiguiente, al debilitamiento de su atracción gravitacional, la tierra se alejó de su astro rey 1,5 cm.En ese mismo año nacieron 150 billones de estrellas en todo el universo. O sea, unas 5 millones de estrella cada segundo. Por supuesto, no es que una estrella toma 1 segundo en formarse. Es que de los procesos de formación activos de estrellas en un momento dado, 150 millones se completan cada segundo.
3. La galaxia de Andrómeda se acercó a la Vía Láctea 3,5 billones de kilómetros. Se calcula que las dos galaxias chocarán en, siglo más siglo menos, 4 billones de años. A pesar de que Andrómeda está en otra categoría de peso, ella es aproximadamente el doble de ancha, la colisión será mala para las dos.
4. El universo continuó expandiéndose y en ese año añadió 60 trillones de kilómetros al radio de su forma (los científicos todavía no se han puesto de acuerdo cuál es esa forma: unos dicen que es esférico, otros que una superficie hiperbólica, otros dicen que es plano).

Todos estos datos son informativos y, para nosotros, no representan algo que podamos usar de manera práctica. Pero pensando un poco en ellos nos sentimos llevados a meditar en nuestra pequeñez frente a esos cósmicos procesos que difícilmente caben en nuestra mente. Nos sentimos humildes ante tanta enormidad. Por otra parte, esto también nos lleva a ver la grandeza que reposa en nuestro lado, porque, tan limitados como somos, tenemos aún la capacidad para contemplarlos, evaluarlos y exprimir de ellos el significado que pueda darle un poco de sentido a esa inmensidad del universo.