Educación a distancia

Uno de los milagros del internet es el amplio acceso a la información que provee para todo aquel que sabe usar una computadora. El internet fue diseñado para el intercambio de información y libre comunicación y flujo de data.

Una consecuencia importante fue el desarrollo de sistemas de educación sólo posibles gracias a la flexibilidad y rapidez del internet.

 

Hoy en día todas las universidades e institutos educativos en todos los países del mundo ofrecen cursos en línea que cubren todo el rango de niveles de aprendizaje, desde el básico hasta postgrado. Esto define un nuevo modo de educación en dónde el alumno no necesita estar presente físicamente en las aulas.

Los detalles de los diferentes planes y métodos cambian, por supuesto, con cada instituto pero todos los cursos tienen ciertos factores en común. La educación a distancia, es decir, los estudios que se hacen usando la internet, diferente a los cursos por correspondencia, puede ser de dos tipos: con clases en vivo e interacción en tiempo real con profesores, o con clases pregrabadas.

La educación a distancia permite a las personas estudiar desde la comodidad de su hogar u oficina, a su propio ritmo. Sin embargo, como todo, tiene también sus exigencias y particularidades y el estudiante debe aprender a adaptarse a este novel método de estudio.

Entre las ventajas de la educación a distancia las más importantes son: a) no estás limitado a las universidades o colegios de tu ciudad, ni siquiera de tu país, tienes acceso a cualquier universidad del mundo; b) no tienes que abandonar o reducir tu empleo si estás trabajando, lo que convierte a la educación a distancia en una oportunidad dorada; c) a pesar de ser a distancia la interacción virtual con tu profesor u otros alumnos es posible; d) por último, pero no menos importante, por lo general es bastante más barato estudiar de esta manera.

Sus desventajas: a) no todo el mundo se puede adaptar a esta forma de estudiar, especialmente si eres una persona que necesita el contacto físico y la motivación que sólo esto puede dar; b) necesitas saber usar con confianza y habilidad los recursos electrónicos y sistemas operativos de tu computadora; c) tienes que ser disciplinado, capaz de auto motivarte y establecer por ti mismo horarios de estudio y metas a corto y largo plazo.

En pocas palabras, revisa y entiende cuál es tu forma de estudiar preferida. Si requieres a tu alrededor compañía y contacto físico que alimente con su energía tu esfuerzo e impulso, entonces el aula convencional es lo tuyo. De otra forma, estas hecho para estudiar online.

En cualquier caso, recuerda que lograr un título profesional es una carreta de resistencia y que  necesitas mantenerte enfocado y hacer gala de una determinación a prueba de todo. No por ser virtual es menos importante o puede ser tomada a la ligera.