La acuarela más cara del mundo

La acuarela es una técnica de arte en el que se usan pinturas hechas con pigmentos solubles en agua en, tradicionalmente, papel de algodón como soporte. Es una técnica de pintura muy antigua, especialmente entre las culturas del Lejano Oriente, China y Japón.
El principal atractivo de esta técnica es que las capas de pintura, llamadas aguadas, son translúcidas, lo que permite que el blanco del papel les dé un brillo y luminosidad especiales.

La acuarela siempre ha estado por debajo de la técnica del óleo en la consideración de los artistas y críticos de arte y, como consecuencia, en la valoración histórica de sus productos. Ninguna acuarela ni siquiera se ha acercado a los 250 millones de dólares que la familia real de Catar pagó por Los Jugadores de Cartas de Paul Cézanne.

La acuarela por la que se pagó la más grande cantidad de dinero pertenece a una serie creada por el pintor inglés J.M.W. Turner en 1842. Turner tenía un estilo romántico y se caracterizaba por pintar vistas de gran imaginación y tumultuosos paisajes marinos.

Ese año de 1842 Turner visitó Suiza y se enamoró de los paisajes alrededor del monte Rigi en las orillas del lago Lucerna. Turner hizo una serie de tres pinturas completas y más de 30 bocetos sobre el mismo tema. Las tres obras son conocidas como el Blue Rigi, el Red Rigi y el Dark Rigi, debido a los tres distintos momentos del día en la que inspiró el artista.

El Blue Rigi fue adquirido por 8.5 millones de euros, lo que la convierte en la acuarela más costosa de la historia. Es una escena donde aparece la montaña al amanecer, de hecho el nombre completo de la obra es “The Blue Rigi: Lake Lucerne, Sunrise”. La montaña aparece azul en el fondo rodeada de niebla y los primeros rayos del sol. Adelante se observan al frente unos botes (¿pescadores?) y patos levantando el vuelo. La escena es de una serenidad abrumadora.

El Red Ridi es la misma montaña enrojecida por la luz del atardecer con botes llenos de personas disfrutando de una tarde tranquila.

En The Dark Rigi Turner pinta la montaña oscurecida a escasos momentos antes del amanecer. Es la menos elaborada de la serie pero muestra un aire de misterio expectante, de algo por descubrir apenas salga el sol. Viendo la pintura no puedes dejar de preguntarte por lo que verás allá en las faldas de la montaña cuando llegue el amanecer. De esta manera la serie construye un argumento circular de gran belleza sobre los dos elementos protagonistas, la montaña y el lago.