5 excelentes regalos no técnicos para tu nerd

Tu nerd favorito tiene todos los aparatos, artificios y dispositivos que lo hacen tan feliz…y a ti…no tanto. Cada invento electrónico está en sus manos, a todo alrededor, y en su corazón. Sabes que eso es lo que él ama y sabes también que no lo vas a sacar de ahí (no se te ocurra ponerlo a decidir entre tú y sus aparaticos. Corres un riesgo muy grande).

Entonces lo mejor es hacerlo feliz jugando su juego. Es decir, que para mantenerlo contento tienes que regalarle algo en ese mismo estilo. Pero, ¿qué? Él lo tiene todo. Él ya posee todo lo que el mercado ofrece. Y, tal vez, algunas cositas que aún están en el futuro.

O simplemente no quieres regalarle uno más de esos aparaticos.

La solución es regalarle algo que, sin ser otro artilugio de luces y pitos, sea parte de su mundo. He aquí algunas ideas.

1.Un kit para reparaciones electrónicas. Con esto él puede divertirse armando y desarmando lo que sea. Podrá atender sus aparaticos enfermitos y salvarles la vida. Podrá incluso armar su propio Frankenstein.

2. Organizador de electrónicos para viaje. Todo en su lugar, nada se pierde. En caso de accidente él sabrá qué agarrar antes que el salvavidas.

 

3. Arcilla de silicón para reparar cables, construir protecciones alrededor de los aparatos, reparar grietas, raspones y en general remediar cuanto cosa él quiera.

4. Caja para cables que pone fuera de la vista esa odiosa y fea acumulación de cables y enchufes polvorientos. Con esta cajita desaparecen esos rollos de cables negros antiestéticos que afean su trono y su reino.

5. Invítalo a pasear. Te va a decir que no, que no puede separarse de sus niños. Recuerda que por sus venas lo que circula son electrones y neutrinos. Tú le dices que no necesita dejarlos solos, que ellos lo pueden seguir hasta el fin del mundo. Cuando le veas la expresión de desconfianza en la cara le dices que eso es así porque le vas a regalar un backpack con cargador de baterías incluido. Irá contigo a donde sea.

 

Y así tú tendrás un lugar privilegiado en su corazón. No el primero, no pidas tanto. Pero si uno bastante bueno.