África. Siempre África.

África ya no es el continente misterioso que nos imaginábamos cuando leíamos las aventuras de Tarzán, aquél lugar de ciudades perdidas y tesoros fabulosos, con tribus de gorilas que hablaban (¡kriga bundolo tarmangani!). Sus selvas ya no están llenas de tribus misteriosas que jamás habían visto al hombre blanco. Tampoco nos parecen sus animales remanentes de tiempos oscuros e incomprensibles.

África ahora es un continente que se esfuerza, como tantos otros lugares alrededor del mundo, por acoplarse al ritmo de la modernidad. Todavía hay comunidades que viven no muy diferente a como lo hacían hace miles de años, pero enajenadas por un mundo que, en el mejor de los casos, las ve como algo exótico, y en el peor, es indiferente a sus penurias.

Pero África sigue siendo un continente fascinante, lleno de maravillas, y que aún conserva su magia y un nuevo tipo de misterio, aquél que no depende de ciudades fabulosas perdidas sino que nace de una increíble diversidad que nos habla de raíces y orígenes desdibujados por su antigüedad.

Fue la cuna del hombre. Sus fósiles nos hablan de una historia trágica, interesante y única.

Todo en África es grande. El río más largo del mundo, el Nilo, con una longitud de más de 6.600 km, está en África. El desierto más extenso es el Sahara, con un área superior a los 9 millones de km2, más o menos el tamaño de los Estados Unidos.

El animal terrestre más grande es el elefante africano, un macho adulto marca la balanza en 6.000 kg. El animal terrestre más rápido es el guepardo o chita, 108 km/h, 50% más rápido que el segundo lugar. El animal más alto es la jirafa asomándose a 6 m de altura, y el reptil más grande es el cocodrilo del Nilo, también capaz de medir 6 m.

El primate más grande es el gorila que puede medir 2 m de altura y pesar 200 kg. En África también se descubrió el fósil del hombre moderno más antiguo, con más de 300.000 años en sus espaldas.

En África fue encontrado el diamante más grande del mundo, mide 12 cm y pesa la bicoca de 3.106 quilates (620 gr).

Todo en África es grande incluida ella misma, constituye el 20% de toda la superficie seca del planeta. Es una superficie equivalente a China, Estados Unidos, India, toda Europa Oriental, Inglaterra, Japón, Francia, España, Bélgica, Italia, Holanda, Portugal, Suiza, y todavía queda un repele por ahí.

La cuna del hombre. En sus sabanas nos levantamos por primera vez en dos patas y comenzamos a preguntarnos, ¿qué hay más allá?