Asombrosas capacidades de la ropa inteligente

Hasta hace poco si querías insultar a alguien le decías, “¡Mi perro es más inteligente que tú!”. Ahora puedes decirle, “¡Mi camisa es más inteligente que tú!”. Casi con seguridad tendrás razón.

La tecnología de la ropa inteligente, la e-ropa, o los e-textiles, está avanzando a pasos agigantados, especialmente desde que las compañías que las desarrollaban completaron dos hitos cruciales. Consiguieron fabricar una tela que entrelazaba hilo normal con e-hilo, una fibra con un núcleo metálico conductor de electricidad. Y después lograron impermeabilizar los componentes electrónicos para que no se dañaran a la hora de lavar.

Las prendas de ropa inteligentes se desarrollan, por ahora, en tres grandes mercados: moda, medicina y militar.

En la moda ya vemos telas que cambian de color y que protegen a su portador del clima, especialmente regulando la temperatura para mantenerla constante, no importa el frío o calor externo. Hacen innecesario llevar impermeables, son auto limpiantes e indiferentes a las manchas. Hay cinturones que te avisan si detectan un incremento en la circunferencia de tu cintura (o sea, si empiezas a meter kilitos de más). Hay jeans con bolsillos especiales que cargan tu celular mediante energía solar.

Hay trajes con sensores de movimiento que te permiten controlar e interactuar con servicios telefónicos, música, etc. También te permiten intercambiar tarjetas de presentación, además de bloquear y desbloquear celulares.

En la medicina, tanto deportiva como convencional, la ropa inteligente es enorme en su contribución. Hoy en día hay gran cantidad de ropa deportiva, camisetas, pantalones, sostenes, capaces de medir tus variables biométricas para ayudarte en tu entrenamiento. Pueden medir el ritmo cardíaco, la frecuencia respiratoria, calorías quemadas. Hay pantalones para correr que miden el  largo de zancada, distancia recorrida, ritmo de carrera. Pueden, mediante vibraciones, motivarte a sostener una posición o continuar con el esfuerzo. Y todo esto puede ser transmitido en tiempo real a tu entrenador para recibir sugerencias y direcciones.

En medicina convencional la tendencia es hacia la vigilancia y prevención. Las prendas de ropa, para adultos y bebés, miden las variables biológicas para determinar niveles de estrés y ansiedad. Pueden vigilar bebés recién nacidos, usando gorritos y medias, alertando sobre posibles condiciones de neumonía, bronquitis, fiebre, etc. y enviar esa información hasta el médico o la mamá.

Hay trajes de baño que miden la cantidad de radiación UV que vas acumulando y te advierten cuándo es momento de salir del sol por un rato.

En el ámbito militar estas prendas pueden enviar una señal cuando un soldado recibe una herida junto con las condiciones de pulso, presión arterial, y más. Las hay con camuflaje activo que se adapta a diversos ambientes. Mediante GPS integrado le dan al comando la posición constante de sus tropas.

 

 

El techo para esta tecnología sube cada día y quizás muy pronto podrás programar a tu camisa para que ahorque a quién se la ponga sin tu permiso.