Conoce los secretos de ser un guardaespaldas

Las celebridades, los grandes empresarios, y muchas personas acaudaladas son escoltadas por un tío musculoso, vestido de etiqueta y con apariencia intimidante. ¿Te has preguntado cómo es la vida de un guardaespaldas? Hay algunas creencias populares que no son ciertas, y otros pequeños detalles que nadie conoce. Aquí tienes algunos:

No todos los guardaespaldas son gigantes: Aunque generalmente vemos a guardaespaldas grandulones protegiendo a sus clientes de la multitud, ese no es siempre el caso. Para ser guardaespaldas no es necesario un cuerpo de Hulk. Dependiendo del caso, hay clientes que buscan hombres con porte regular que se puedan mezclar con la multitud.

Las armas y los puños no sirven de mucho: En realidad, utilizar la fuerza es lo último a lo que un guardaespaldas acude para proteger a su cliente. Llegar a esa instancia puede mostrar que has fallado en tu misión, ya que en medio del uso de la fuerza se puede poner en peligro a quien estás protegiendo.

A veces son contratados para guardar apariencias: En muchos casos, los guardaespaldas no son necesarios para la seguridad de sus clientes sino para subirlos de rango social. Tener guardaespaldas puede considerarse una medida de estatus, un lujo de la más alta clase social, aun cuando no exista ninguna verdadera amenaza.

No viven la vida que crees que viven: Aunque están siempre al lado de las celebridades y pueden compartir alguna habitación en sus casas, los guardaespaldas no viven la vida de celebridades. No duermen como celebridades, no se bañan en sus piscinas, no disfrutan de sus comodidades. Lo que es más, subir selfies y fotos personales con sus clientes podría destruir sus carreras porque no se espera que un guardaespaldas pase a formar parte de la vida personal de su cliente.

¿Quién realmente los contrata?: Muchas veces creemos que son las celebridades quienes contratan a sus propios guardaespaldas. La verdad es que muchos de ellos no son los que pagan las cuentas sino la compañía del proyecto (película o serie de televisión) que actualmente se está rodando. Cuando se acaba un proyecto, algunos guardaespaldas dejan de trabajar con su cliente, mientras que a otros les comienzan a pagar el mínimo por sus servicios.

No les gusta que les llamen guardaespaldas: La verdad es que hay muchos calificativos, como “agentes de seguridad” o “agentes de protección ejecutiva”. A muchos de ellos no les gusta ser llamados guardaespaldas, ya que puede dar a entender que son personas sin ninguna otra habilidad además de intimidar y mostrar músculos.