¿Cuánto tiempo has pasado sin quitarte el maquillaje? ¡Bae Dal-Mi te ganó!

¿Hasta dónde puede llegar una persona para verse bella? Esta asombrosa historia te puede tocar de cerca. La sociedad, en general, le atribuye un valor exagerado a la belleza y por lo tanto enfatizamos muchas veces la perfección física sin preocuparnos mucho por las consecuencias. Ese fue el caso de Bae Dal-Mi, una chica coreana de apenas 20 años de edad.

Desde la adolescencia la sensación de verse hermosa a través del maquillaje se convirtió en una obsesión. Mirarse en el espejo y retocarse el rostro constantemente la llevo a tal punto de convertirlo en su mejor amigo.

A pesar de utilizar constantemente cosméticos sobre su rostro nunca llego a sentirse satisfecha, así que recurrió a la cirugía plástica en diez zonas de su rostro. Esta chica, en su afán de  verse bella incluso mientras dormía, decidió no quitarse el maquillaje en ningún momento y bajo ninguna circunstancia. Colocó capa sobre capa de productos cosméticos durante dos años completos.

Su madre, que ya no recordaba su rostro al descubierto, alarmada por la situación y cansada de lavar tantas almohadas, recurrió a un programa de televisión donde se encontraba un dermatólogo y especialistas en maquillaje.

Bae Dal-Mi, después de remover frente a las cámaras esta pasta de maquillaje y lograr despejar el rostro, se le hizo en examen. El especialista encontró su epidermis totalmente envejecida y con los poros obstruidos. La chica había adquirido la piel equivalente a la de una persona con el doble de su edad.

BAE DAL-MI ANTES Y DESPUÉS DE REMOVER EL MAQUILLAJE

 

Este resultado fue dramático y altamente impactante para ella ya que ignoraba los estragos que se estaba causando.

Los especialistas en maquillaje le enseñaron la manera correcta de aplicar los productos de belleza y lo importante de adquirir el hábito de removerlo antes de dormir. La pobre chica quedo gratamente impresionada con los resultados.

Recordemos que al dormir la piel se regenera, libera impurezas, descansa, y produce vitaminas necesarias para la buena salud. Si los productos cosméticos no se retiran, los poros se tapan y la piel no respira,  lo que eventualmente provocará acné, resequedad y la aparición prematura de líneas de expresión y arrugas.

También te puede provocar reacciones alérgicas y deshidratación; incluso, al no remover los productos, estas propiciando el camino para que las bacterias y toxinas acumuladas en tu piel pueden provocar infecciones cutáneas. Este terrible hábito también te debilita las pestañas y ocasiona su caída, además reseca y agrieta labios. En fin, el maquillaje usado inapropiadamente se convierte en un veneno para el rostro y las zonas adyacentes.

 

 

El maquillaje se puede considerar importante para verse bella y sin duda puede llegar a ser tu mejor aliado, pero al mismo tiempo, al no utilizarlo de la manera correcta se puede convertir en el peor enemigo de tu piel.