Falsos recuerdos, ¿Son reales?

Un recuerdo falso es un recuerdo de un evento que no ocurrió o una distorsión de un evento que sucedió, según se puede saber por hechos corroborables.

El Síndrome del falso recuerdo (False memory síndrome (FMS)) es un concepto creado por la Dra Loftus que describe una condición en la que la identidad y relaciones de una persona son afectadas por recuerdos que son factualmente incorrectos pero que la persona cree fuertemente. No es reconocido como un trastorno mental aún, ya que la comunidad científica internacional no lo acredita como tal.

Se sabe de este síndrome debido a su aparición como estrategia de los tribunales en casos de padres acusados por abuso sexual que carecia de sustento en investigaciones psiquiátricas o médicas, hasta la fecha solo se menciona en causas de razón legal donde las supestas víctimas experimentarían disociación, lo cual causaría represión del recuerdo traumático hasta otra etapa de la vida, cuando el recuerdo vuelve a la superficie bien sea naturalmente o con la ayuda de un profesional. Muchos defensores de FMS critican ambos métodos de recobro de recuerdos, argumentando que los terapeutas y psiquiatras implantan dichos recuerdos falsos.

Hoy día existe una Fundación de FMS que esta formada por un grupo de padres que habían sido acusados de abuso sexual infantil con el objetivo de cuestionar dichas acusaciones. Esta fundación cuenta con el apoyo de abogados y peritos además de los padres a los cuales se les ha alejado de sus hijos por causas judiciales. Según esta fundación, que coopera a su vez con organizaciones antipseudociencia (CSICOP) y la sociedad de escépticos, considera que los recuerdos recuperados son pseudociencia típica pero especialmente peligrosa.

Según la “False memory Syndrome Foundation”, los niños mienten y los falsos recuerdos han sido protagonistas en muchas investigaciones y casos judiciales, incluyendo especialmente casos de supuesto abuso sexual. Sus investigaciones apuntan fundamentalmente a demostrar que muchas acusaciones de abuso sexual infantil al progenitor son consecuencia de la implantación en la memoria del niño de un falso recuerdo de abuso y respondería a los intereses de la madre o el progenitor que detenta la guarda.

A decir verdad, aun se encuentra sobre el tapete el considerar estos falsos recuerdos como infundados por parte de la ciencia, a pesar de que existen cada vez mas seguidores de la teoría que los certifica.