¿Has estado frente a un precipicio con la extraña sensación de lanzarte al vacío? Esto es lo que ocurre en tu mente…

Puedes relajarte, esa sensación de lanzarte al vacío no quiere decir que seas suicida ni que tengas tendencias a ello. Es algo que han experimentado muchas personas alrededor del mundo y una sensación a la cual se le ha dado el nombre de “Llamada del vacío”, tras el francés “l’appel du vide”.

No es que quieras saltar al precipicio, lanzarte del automóvil en movimiento, o hacerte daño. Tampoco es un pensamiento siniestro que tengas que ocultar. Simplemente piensas “podría simplemente saltar”, y luego tu misma mente se retracta e instintivamente te alejas del borde. Sería muy diferente si, después de experimentar esta sensación, tu mente te pidiera a gritos saltar y hacerte daño. Pero si lo has experimentado de una forma no suicida, la verdad es que existen muchos estudios al respecto y ninguna respuesta conclusiva.

Por ejemplo, en un estudio del Departamento de psicología en la Universidad de Florida, se le llamó a la sensación “el fenómeno de las alturas”. La investigadora Jennifer Hames explicó que podría ser una forma extraña y muy paradójica de nuestra mente para apreciar la vida. En el estudio, los participantes que tenían mayor nivel de ansiedad eran los que más experimentaban la sensación, pero más del 50% de ellos nunca habían tenido ningún tipo de tendencia suicida.

Otro científico que ha estudiado la sensación de la “llamada del vacío” es Adam Anderson, un neurocientífico de la Universidad de Cornell. En su estudio de las emociones humanas, ha determinado que quienes toman riesgos lo hacen con mayor probabilidad en situaciones adversas para apostar en contra del mal que les preocupa. Inconscientemente, el cerebro de quien tiene temor a las alturas identifica una preocupación y apuesta en contra de ella al impulsarse a saltar. Ese impulso paradójico lo que hace en la mente es solventar el miedo mediante la confrontación.

Otros piensan en un sentido más filosófico, diciendo que tiene que ver con la existencia misma, la decisión de vivir o morir, y la contemplación hacia el milagro de la vida. Sea como sea, la “llamada del vacío” es una sensación muy común que no tiene necesariamente ideas suicidas asociadas.

Los estudios son variados, y la conclusión todavía no es clara. Pero podemos reducirlo a algo tan simple como esto: Si no estás obsesionado con la muerte, si no tienes ideas suicidas y deseos de hacerte daño, experimentar una “llamada del vacío” puede ser lo más inofensivo y normal del mundo.