¿Cuántas calorías debe consumir un atleta durante los Juegos Olímpicos de Invierno 2018?

En el mundo del atletismo y los deportes no todo es lo que parece. Un fisicoculturista puede pesar más de 100 kilogramos sin ser obeso, un deporte de alta intensidad puede deshidratar a un atleta en cuestión de horas, y alguien aparentemente delgado podría estar comiendo miles de calorías sin aumentar un kilogramo de peso.

Así que, cuando veas a los atletas de los Juegos Olímpicos de Invierno 2018 en Pyeongchang, Korea del Sur, imagínate la cantidad de entrenamiento y preparación que requiere estar allí. Los atletas olímpicos tienen una dieta estricta, y por dieta no nos referimos a una restricción de calorías sino todo lo contrario. Según un chef que ha trabajado durante años con atletas olímpicos, cada uno de ellos debe consumir entre 3000 y 4000 calorías diarias en los momentos del entrenamiento. La cantidad de calorías aumenta todavía más en climas fríos y bajo ciertas condiciones físicas.

A modo de comparación, la mayoría de las dietas de las personas que quieren mantener su peso es de alrededor de 2000 calorías, y una persona que desea bajar de peso puede llegar a consumir 1200 o menos. Aunque parezca fantástico poder comer tanto, quizá no lo sea en la práctica. La verdad es que, mientras algunas personas sufren para ajustarse a una dieta de 1200 calorías, llegar a las 4000 es igual o más difícil. No se trata de consumir cualquier clase de alimento, sino que los planes alimenticios varían entre un atleta y otro dependiendo de la disciplina deportiva y algunos parámetros personales.

Por ejemplo, la esquiadora alpina Resi Stiegler tiene que comer cada 90 minutos mientras entrena. Tiene terminantemente prohibido consumir azúcares refinados y tuvo que incrementar el consumo de proteínas y vegetales. Su consumo de grasa tuvo que aumentar también para mantener saludable su piel y su cabello en el frío del invierno.

Para Ted Ligerty, otro esquiador alpino, el día comienza con un desayuno de huevos, pan, carne, y una taza de café sustanciosa. Durante sus entrenamientos, también tiene que tomar batidos de proteínas y un snack post-entreno.

Entre los platos que no esperaríamos ver dentro del menú de los campeones olímpicos están los burritos, las albóndigas rebosadas, el pollo asado, teriyaki salteado, y el favorito de muchos: un taco de pescado hecho con salsa de tilapia, guacamole, arroz, queso feta, frijol negro y maíz. Pero como los dulces están fuera de los límites, los chefs intentan complacer a los atletas con pan de banana, galletas con chispas de chocolate, entre otros postres.