La tenebrosa historia del repartidor de pizza explosivo y el robo de banco

Si parece que llevas una vida tranquila, un trabajo aburrido, y un salario mediocre, quizá te sientas como Brian Wells, un repartidor de pizza de Erie, Pensilvania. Era un hombre de 46 años, empleado de Mama-Mia’s Pizza-Ria que terminó envuelto inesperadamente en un robo de banco con un final macabro, como puedes ver en el siguiente vídeo.

En su día normal de trabajo, a la 1:30pm, Wells recibió un pedido de dos pizzas pequeñas que debían ser enviadas a las afueras de la ciudad. Wells nunca llegaba tarde, y ya a las 2:00pm estaba entregando el pedido. Pero cuando abrieron la puerta para recibirlo, en vez de propina le colocaron una bomba alrededor del cuello y le exigieron robar un banco a cambio de su propia vida.

Fue entonces que Wells se vio forzado a entrar al banco con una serie de notas y mostrando el dispositivo explosivo en cuenta regresiva. Al llevarse todo el efectivo que podía, se fue en su automóvil y menos de 15 minutos después lo detuvo la policía.

Un Geo Metro similar al que Wells manejaba el día del robo del banco

Esposado, Wells les decía desesperado a la policía que el dispositivo se iba a detonar en cualquier momento y que no podía hacer nada al respecto. Lo comenzaron a filmar mientras llegaba el equipo de expertos en explosivos, y tres minutos antes de que ellos llegaran, la bomba explotó violentamente sobre el pecho del hombre.

Por si fuera poco, entre la evidencia recolectada dentro del carro de Wells, había una serie de notas en las que se dirigía a él como “Rehén bomba”, y se le daban instrucciones complejas para robar le banco, encontrar una serie de llaves y códigos escondidos en todo Erie. Entre mapas, amenazas por escrito, y promesas de liberarlo si cumplía el paseo programado por la ciudad, la policía siguió el rastro hasta encontrarse en un callejón sin salida. Al parecer, las mentes maestras del plan macabro se dieron cuenta de que la policía estaba detrás de ellos y removieron algunas de los ítems que Wells tenía que encontrar a lo largo del mapa.

Entre las notas de instrucciones estaban escritas las palabras “actúa ahora, piensa después o morirás”. Lo cierto es que el caso no se cerró por completo, y pasaron años en los cuales más y más evidencia fue esclareciendo algunos de los detalles más sombríos. Lo cierto es que, aunque se esclarecieron algunos detalles de lo que verdaderamente ocurrió, algunos otros permanecerán siempre ocultos.