Conoce la araña que teje en oro

William Henry Hudson, quién a pesar de ese nombre era argentino, escribió una novela que se llama “Mansiones Verdes” (1904). En ella relata las aventuras y el romance que un hombre tiene con una muchacha que representa a, o quizás es, un etéreo espíritu de la selva amazónica. Es una bella novela que tiene rasgos místicos, ecológicos, llena de un profundo sentido de la religiosidad natural que une al hombre con el universo.

En esta novela la muchacha le enseña a Abel como confeccionaba los  textiles con se vestía manipulando una pequeña araña y tejiendo el hilo de ésta con los dedos. Es una escena mágica de gran belleza y serenidad. La novela está llena de ellas.

Eso que imaginó Hudson es posible gracias a la inventiva del hombre y a una extraña araña del género Nephila.

Esta araña, grande y de aspecto peligroso, aunque su picada no representa peligro para el humano, es la única en el mundo que produce una fibra de seda dorada.

Es una visión extraordinaria conseguirse con una tela de araña (que pueden llegar a tener un metro de diámetro) de un radiante color dorado. Los entomólogos piensan que el brillo de la tela atrae insectos durante el día, especialmente abejas, y es prácticamente invisible a la visión insectil durante la noche. Tiene que ser un buen truco porque la Nephila es una araña exitosa, está extendida por todas las zonas de clima cálido y húmedo del planeta.

La idea de comenzar a usar esta araña con fines comerciales la tuvo un monje misionario francés en Madagascar en 1880, quién comenzó a “ordeñar” 24 arañitas mediante un ingenioso aparato con la intención de tejer la seda. Estas primeras telas ya no existen, pero recientemente la idea fue retomada, dando como resultado una espectacular tela dorada.

Este fue un esfuerzo de cuatro años, 80 personas y más de un millón de arañitas. El número de arañas es forzosamente elevado porque, como podrás imaginarte, no mucho puede sacarse de un solo ejemplar. Necesitas 14.000 arañitas para producir unos 30 gr de seda. Las delicadas fibras se tejen en un hilo de 96 fibras individuales y con estos hilos se procede a tejer con la mayor delicadeza la tela. Al final de su manufactura aquella pesó 1.200 gr.

Durante mucho tiempo los científicos, y gente en el campo de la ciencia aplicada, han estudiado la seda de araña por sus extraordinarias cualidades. Peso por peso la tela de araña tiene mucha más resistencia a la tracción que el acero y es mucho más flexible. Sin embargo ha sido imposible hasta ahora producirla artificialmente.

Quién sabe, dentro de poco quizás tengamos ropa de todos los colores hechas por arañas. Muérete de envidia Spider Man.