Descubre 7 hábitos sencillos que pueden hacerte millonario

¿Cuál es la diferencia entre tener ambiciones monetarias y cumplirlas? Convertir las grandes metas en pequeños hábitos diarios. Ninguna gran empresa ha aparecido de la nada, y ningún gran empresario mejora su situación financiera de la noche a la mañana. Conoce y aplica estos 7 hábitos sencillos que pueden cambiar tu situación monetaria sin hacer demasiado esfuerzo:

Crea transferencias automáticas para ahorrar

Muchas bancas en línea permiten hacer transferencias automáticas todos los meses. Si puedes programarlas, destina una cuenta bancaria a tus ahorros y crea una auto-transferencia semanal o mensual. Con el tiempo tendrás una buena suma de ahorros sin darte cuenta.

Guarda los excedentes

Cuando tenemos una buena semana, ganancias extra, o un aumento repentino, lo primero que se te viene a la mente es salir a celebrarlo. Toma un enfoque distinto: Siempre dedica un buen porcentaje de esos excedentes a tus ahorros, y pronto verás tus cuentas subir.

¿Qué haces con el cambio?

El poco dinero que te pueden dar de cambio se puede convertir en una buena cantidad al final del mes. En vez de lanzarlo al fondo de tus bolsillos y terminar perdiéndolo, colócalo en un frasco especialmente marcado y te sorprenderás al ver cuánto logras acumular.

Gasta un poco menos en algunas categorías

Todos tenemos preferencias personales que moldean nuestra forma de gastar dinero. Hay quienes compran comida muy barata y evitan comer afuera para poder viajar regularmente. Hay otros que se llenan de privaciones durante toda la semana para disfrutar el fin de semana gastando con su pareja y amigos. Para empezar, identifica la categoría en la que gastas más y busca las maneras de economizar, ya que en el resto de las categorías puedes considerarte un experto haciéndolo.

Planea bien tus compras

Cuando salgas al supermercado o a hacer compras online, no esperes llegar para preguntarte qué necesitas comprar. Haz una lista con anterioridad. Quienes lo hacen se sienten menos impulsados a comprar cosas innecesarias tan solo porque las ven en los estantes.

Mide tus progresos financieros

Lleva una cuenta de cuánto debes, qué tan pronto en el mes logras pagar el alquiler, cuánto te falta para la inicial del auto de tus sueños. Al hacerlo, todos los meses o cada 3 meses puedes ir marcando tus progresos para mantenerte motivado a seguir contribuyendo a ellos.

Invierte

Nunca olvides lo importante de la inversión. Tener dinero no significa nada si no sabes qué hacer con él. Dentro de tus metas a corto, mediano y largo plazo debes contemplar también tus inversiones. Invierte en negocios si ese es tu fuerte, en tu mente a través de cursos y capacitación, o en pertenencias que puedan duplicar su valor con el tiempo