Hay un primate entre las arañas. Conoce al monstruo

Un día, paseando en el bosque, disfrutando del paisaje, entraste sin darte cuenta, en los predios del depredador. Tu encuentro con él es inevitable y pronto éste te ve desde una distancia a la que tú no puedes apreciarlo. El depredador se queda inmóvil por largos minutos, viéndote, calculando, observando tu tamaño, cómo te mueves, qué haces.

Cuando percibe que no es probable que lo detectes da un paso en tu dirección y se inmoviliza otra vez. Su vista es excelente, no pierde un detalle. Puede ver en todas las frecuencias, desde el color rojo hasta el ultravioleta, 360° a su alrededor. Da otro paso.

De repente tú cambias de dirección. El depredador hace un nuevo cálculo y decide acercarse. Pero no lo hace directamente. Observa lo que lo rodea, estudia cada detalle por largo tiempo, todas las rutas de aproximación, todas las distancias, los ángulos, alturas, espacios abiertos. Ajusta, considera alternativas. Es implacable en su evaluación.

Escoge la ruta y comienza a moverse. El camino escogido puede que lo lleve a perderte de vista. No problema. El depredador tomó en cuenta esos puntos ciegos en sus cálculos y sigue su camino.

Se mueve de una manera especial, hace pausas irregulares, su andar es inestable, entrecortado, de forma que tú  no puedas percibir algún patrón que te alerte. Cambia continuamente su velocidad y su tempo.

Es probable que tarde hasta una hora en llegar a la posición que quiere. No problema. Tomó en cuenta esto también.

De vez en cuando se asoma y hace nuevos cálculos. Si considera que se equivocó o que necesita hacer ajustes, los hace en el camino. No problema.

Al final llega a la posición ideal. Se asoma y te ve finalmente a distancia de salto. Y él es bueno saltando. Finalmente lo hace. Tú nunca te enteraste qué te pasó.

Lo verdaderamente impresionante es que todo este cálculo y estrategia lo ejecuta con un cerebro de apenas 600.000 neuronas. El depredador mide apenas 5 mm de largo. Es una araña del género Portia.

Se ha dicho que estas arañas son las primates del mundo arácnido. Aprenden de sus errores y son capaces de generar diferentes estrategias para ajustarlas a la presa. Algunos investigadores creen que las Portia pueden rotar imágenes en sus memorias, manipulando las tres dimensiones virtualmente.

Se ha observado Portias anticipándose a su presa y planeando por adelantado.

Afortunadamente su veneno es insignificante para nosotros, como dije, sólo miden 5 mm.

Si hubiesen tenido el tamaño de un perro no estaríamos ni yo escribiendo ni tú leyendo.