Las mujeres sobresalen en la escuela pero los hombres ganan más dinero. Descubre la razón

Puede parecer un comentario machista, y ha generado todo tipo de discusiones en foros y conversatorios. Sin embargo, es un hecho indiscutible y hay suficientes datos para sugerir que las mujeres sobresalen en la escuela, mientras que la mayoría de los ingresos familiares generalmente los aportan los hombres.

Estudios han demostrado que desde 1914 hasta 2011 se mantiene la ventaja femenina sobre los varones en cuanto a sus calificaciones en la preparatoria. Pero cuando vamos al campo laboral, nos damos cuenta de que la carrera de las mujeres suelen ser cortas con trabajos a medio tiempo. Sobre todo en sus años fértiles, las mujeres suelen preferir un trabajo que les permita tener tiempo para criar a sus hijos.

¿Tiene que ver con coeficiente intelectual?

La respuesta simple es NO. En el año 2014 se hizo un estudio con jóvenes superdotados, hombres y mujeres con las mismas capacidades sobre el promedio. Después de identificarlos como superdotados, siguieron su trayectoria de vida y calificaciones durante 40 años y encontraron las siguientes diferencias en sus valores de vida:

  • La mayoría de los hombres estaban centrados en sus carreras y sus logros personales. Casi todos compartían la convicción de que sus ideas eran mejores que las de otros. Su enfoque laboral era crear cosas en concreto que se traduzcan en dinero. Las carreras que elegían estaban más relacionadas con las ciencias, tecnología, matemática e ingeniería.

  • Las mujeres centraban sus valores en la justicia. Se daban cuenta de que la sociedad era más sana si había equidad, y pensaban que ellas podían tener un rol en lograr esa justicia. Su enfoque laboral era invertir en una sociedad más justa que pueda proveer para todos. Las carreras que elegían estaban dirigidas hacia el derecho, la medicina y la educación.

¿Serán diferencias culturales o biológicas?

La verdad es que sería un terrible error señalar a una de las dos. Ambas tienen un papel fundamental. La cultura en la que se desenvuelven, lo que la sociedad parece esperar de cada rol, así como sus propio perfil hormonal e impulsos pueden jugar un papel importante. Al parecer, muchos hombres enfocan su atención en ingresos altos sin importar el número de horas laborales, mientras que las mujeres buscan satisfacción en sus carreras, relaciones personales y vida familiar.

En los Países Bajos, por ejemplo, la mayoría de las personas que tienen un trabajo a medio tiempo son mujeres. Y vale recalcar que el 62% de esas mujeres con trabajo a medio tiempo ni siquiera tienen hijos. La razón por la que trabajan a medio tiempo: Tienen otras prioridades y desean un horario más flexible.