Aparte de que es deliciosa… ¿Qué más sabes de la cerveza y su historia?

Cae bien si hace frío, cae mejor si hace calor… ¿qué es lo primero que viene a la mente de un hombre? En muchas naciones, tanto si se trata de un obrero como de un empresario, la imagen que acudirá a su mente será la de una bebida dorada, de blanca espuma y delicioso gusto amargo. Entonces se dirá: “¡Qué daría por una cerveza!”.


Esta característica bebida es casi tan antigua como la humanidad. En muchas regiones la cerveza es parte de la cultura local, y mantiene intacta su fama desde hace milenios. Lamentablemente, consumirla en exceso ha generado muchos problemas, sobre todo en Europa. Pero si se toma con moderación, es una delicia, gracias a la singularidad de su sabor y de sus demás propiedades.
¡Y es que tiene una historia súper interesante! Aquí te compartimos unos detalles para que presumas con tus amigos o familiares la próxima vez que te reúnas con ellos a disfrutar de este espumante elixir.

Su larga historia

• En Babilonia, donde se conocían diecinueve variedades, las leyes del Código de Hammurabi estipulaban desde el mismo proceso de elaboración hasta el precio de venta al público, y cualquier infracción podía pagarse con la vida.


• En el antiguo Egipto, la cerveza era una de las bebidas favoritas, y su fabricación estaba muy difundida. De hecho, las excavaciones arqueológicas realizadas en el país sacaron a la luz la receta más antigua que se conoce.


• Con el tiempo, la cerveza llegó a elaborarse en Europa. Según varios historiadores romanos de principios de nuestra era, la consumían celtas, germanos y otras tribus. Los vikingos incluso creían que las copas rebosaban del dorado líquido en el Walhalla, palacio de la mitología nórdica al que iban los valientes guerreros después de la muerte.
• Durante el medievo europeo, la elaboración de la cerveza se trasladó a los monasterios, donde los monjes perfeccionaron la técnica al utilizar lúpulo como conservante.


• Con la industrialización del siglo XIX se mecanizó el proceso, lo que marcó un hito en su historia. Después se sucedieron varios hallazgos científicos de gran trascendencia.


• El químico y microbiólogo francés Louis Pasteur descubrió que la levadura de la cerveza estaba constituida por organismos vivos, hecho que permitió controlar mejor la conversión del azúcar en alcohol.
• Uno de los personajes más sobresalientes en la historia de la cerveza fue el botánico danés Emil Christian Hansen, quien dedicó su vida a investigar y clasificar distintas especies de levadura y logró, entre otras cosas, cultivar una cepa pura de levadura de cerveza. Con ello, literalmente revolucionó la industria.


Ahora sí, estás listo para agregar detalles interesantes a la conversación mientras degustas de una cerveza de cualquiera de las variedades que existen. Por cierto, ¿Y cuántas clases de cerveza existen? Eso será tema de otra entrega. Mientras tanto, ¡Salud!