Murió atorado en una butaca de cine. Para que no te ocurra a ti, apaga tu celular

¿A quién no le gusta el cine? Poder ir a ver la película que tanto estabas esperando, en una pantalla grande, con sonido envolvente y con el mínimo de distracciones es algo bastante divertido. Algunos siguen un ritual que los lleva hasta la sala cada semana. Compran palomitas, refresco y apagan su celular para que nada los perturbe. Prudente acción, esto evita molestar a otros.

 

 

Sin embargo, en el Reino Unido se vivió una verdadera historia de terror como de película. El 9 de marzo de 2018, un espectador en una sala VIP de cine de la cadena Vue International, en la ciudad de Birgmingham, tuvo una experiencia mortal.

Fue a recoger su teléfono celular, que se había caído al suelo, entre las butacas. Estiró su brazo debajo de las sillas, pasó la mano entre los asientos y cuando fue a tomarlo, su cabeza se atoró en el reposapiés eléctrico. Procurando liberarse, pidió la ayuda de su acompañante, quien al no lograr hacer nada, llamó a los empleados de la empresa. Debido al grave daño de salud y a la difícil situación, llamaron a emergencias. Los paramédicos se las ingeniaron para sacarlo de su infernal prisión, le reanimaron y constataron que el sujeto sufría de un ataque cardíaco. Ante esto, se lo llevaron hasta el hospital.

Esto desató una ola de críticas a las butacas del cine, que en su clase “Gold” ofrece a los clientes, en los mejores puestos de la sala, asientos eléctricos para ajustar los reposapiés y reposacabezas a gusto y medida del usuario. Hay que acotar que dicho servicio se ofrece solo a los mayores de edad.

Mientras tanto, el hombre en el hospital luchaba por su vida con su débil corazón hasta que el 16 de marzo falleció en el hospital. Sin embargo, el anuncio público por parte de la empresa de cines se efectuó el 21 de marzo. En su comunicación, la compañía declaró su apoyo y condolencia a familia y amigos del difunto.

Pero preguntas surgen ¿Qué lo mató: el asiento o el infarto? Si fue la butaca ¿se puede decir que le provocó el infarto realmente o simplemente se debió a las cardiopatías del hombre? Y si solo se trata del ataque al corazón ¿Pudo evitarlo manteniendo la calma? ¿Fue una simple reacción corporal? ¿Por qué murió en el hospital días después? No obstante, el hecho no pasó inadvertido a las autoridades, que llevan adelante las indagaciones pertinente acerca de lo ocurrido y busca dar con la veracidad.

Sin embargo, no es la primera vez que alguien va a divertirse  termina en un final fatal.  Y nos hace reflexionar un poco en el uso que le damos al teléfono móvil. El empleo del celular puede ser riesgoso hasta de maneras que no imaginamos.