¿Qué tienen en común una stripper, unos pedos y un tesoro?

En el mundo pasa de todo y las palabras del título representan sucesos un poco difíciles de creer. Pero es así…aunque Ud. no lo crea.

Puede que estés acostumbrado a ver strippers en clubes nocturnos y quizás en alguna fiesta loca. Sabes lo que hace una stripper: básicamente te alegra la noche (tomando en cuenta que seas hombre, aunque algunas muchachas también lo disfrutan).

¿Pero qué tal te parecería encontrarte una stripper in un funeral?

Eso pasa en China. Los chinos, siempre preocupados en honrar a aquellos que se van, son muy sensibles al número de personas que atienden el entierro de uno de sus seres queridos. Tan obsesionados están que contratan strippers, cantantes, bailarines, comediantes, etc.  para asegurarse una presencia masiva de dolientes.

El fenómeno tiene una conexión ancestral con el culto de fertilidad y con el deseo del muerto de tener gran descendencia.

Por supuesto al ministerio de Cultura Chino no le gusta mucho la cosa. Ha habido redadas, arrestos y persecuciones.

Ya puedes imaginarte la cara del muerto.

—–

En otro orden de ideas entérate que una situación muy particular por poco provoca un desastre aéreo al incitar, en medio del vuelo, un tremendo altercado en la cabina de los pasajeros. Tan violenta se puso la cosa que el piloto no tuvo más remedio que solicitar un aterrizaje de emergencia a mitad de camino.

¿La razón del altercado? Unos pedos que uno de los pasajeros no dejaba de soltar. Su compañero de silla, después de reclamárselo varias veces, y vencida su paciencia y tolerancia, se fue a las manos con el pedorro.

Se involucraron otros ofendidos viajantes, incluidas dos mujeres, y se formó la tremenda golpiza. Como resultado hubo 4 detenidos, una demanda judicial contra la línea aérea, Transavia Airlines, un vuelo interrumpido para el resto de los pasajeros.

Increíblemente el pedorro continuó su vuelo hasta Holanda sin mayor incidente.

—–

Forrest Fenn, octogenario excéntrico comerciante en obras de arte y amante de las aventuras a cielo abierto, decidió esconder un tesoro, valuado en un millón de dólares, en algún lugar de las Montañas Rocosas. Considerando que esa cadena de montañas tiene una longitud de casi 5.000 km es muy fácil imaginarse la dificultad en establecer ni siquiera el comienzo de la búsqueda.

Pero el sr. Fenn es un hombre considerado, de manera que, para ayudar a sus fans, compuso un poema de 24 versos donde escondió nueve claves para ubicar su tesoro.

¿Cuál ha sido la consecuencia de toda esta conspiración aventurera? 4 muertos. Hasta ahora.

El sr. Fenn ha echado por la borda todas las críticas que le han hecho diciendo que el estar explorando las montañas es una actividad que, de cualquier manera, tiene unos riesgos conocidos por todos y que, si él a sus 80 años lo pudo hacer, los demás también deberían.

—–

De todo pasa en el mundo.