Doloroso y Desconcertante… DSR ¿Sabes qué es?

¿Has experimentado alguna vez un dolor implacable en articulaciones como manos y pies y no recordar haber hecho nada que lo causara? Si tu respuesta es afirmativa, puede que seas víctima de un misterioso enemigo.

Considerado “uno de los síndromes más desconcertantes de la medicina y uno de los más dolorosos y potencialmente debilitantes”, según Allison Bray para el periódico Winnipeg Free Press de Canadá. La DSR (Distrofia Simpática Refleja) o también conocido como Síndrome de dolor regional complejo, “muchas veces no se reconoce clínicamente porque no se comprende bien”, dijo la paciente Anna Alexander en la revista British Medical Journal.


Es más, esta misma publicación afirmó que en los niños a menudo no se diagnosticaba correctamente. Por mucho tiempo se consideró que el dolor era psicológico, provocado por la propia persona.

¿Qué implica el DSR?


De acuerdo a la experta Sarah Arnold: “La causa de la enfermedad es un traumatismo o lesión en una zona corporal abundante en terminaciones nerviosas, como la mano o el pie. La lesión puede ser tan simple como un pinchazo de alfiler o tan compleja como una operación quirúrgica. La primera indicación de la enfermedad es un dolor persistente más fuerte que el producido por la lesión. Los síntomas son dolor abrasador intenso en una zona localizada, hipersensibilidad a la temperatura y la luz, y cambios en el vello, las uñas y el color de la piel”.


La enfermedad comprende varias fases:
• Al principio, la zona afectada se inflama y se enrojece, y crece el vello donde antes no se percibía. Estos síntomas pueden durar de uno a tres meses.
• La zona se torna azul y fría, y aumenta el dolor y la rigidez de los ligamentos y las articulaciones. En esta fase puede aparecer osteoporosis.
• Los músculos lesionados se debilitan, los tendones se contraen y la extremidad afectada finalmente se atrofia.

¿Existe cura para el DSR?


Según el doctor Howard Intrater, director de la clínica del dolor situada en el Centro de las Ciencias de la Salud de Winnipeg, es posible evitar el daño irreversible. Para ello, hay que impedir que los nervios simpáticos envíen señales de dolor. Como parte de los tratamientos están:
1. La estimulación eléctrica
2. Los bloqueadores beta
3. Los estimuladores epidurales (electrodos implantados en la médula espinal para estimular la zona afectada)
4. El bloqueo de los nervios simpáticos con inyecciones”.
5. La fisioterapia se emplea junto con la acupuntura para reducir el dolor y mejorar la movilidad.
Sin embargo, la British Medical Journal dice que “para que el tratamiento sea efectivo debe incluir una combinación de estimulación eléctrica de los nervios, bloqueo químico de los nervios simpáticos, terapia psicológica y terapia física intensa”.
El diagnóstico precoz es, obviamente, ventajoso. No obstante, se espera que con el progreso de la medicina se comprenda mejor la DSR y sea posible ofrecer un tratamiento aún más eficaz a quienes la padecen.