¿Quieres bailar conmigo…durante 639 años seguidos?

Una vez un músico lleno de ideas raras y nuevas decidió jugar con el tiempo y la música. Algo como lo que hizo Eru Illuvatar para crear al universo en la mitología Tolkien narrada en El Silmarillion.

Este músico escribió una partitura para órgano en la que el tempo no está de ninguna manera especificada, solo dejó la instrucción de que la pieza debía ser tocada ASLSP, siglas en inglés para “as low as possible”, tan lento como se pueda. Eso es todo.

Escrita en 1987 para órgano la pieza musical se conoce como Organ2/ASLSP. El autor fue John Milton Cage, nacido en Los Angeles, EU, compositor, filósofo, teórico musical, poeta, pintor y coleccionista de hongos. Fue un innovador de la música no convencional y del uso heterodoxo de instrumentos musicales.

Fue el proponente de la “música aleatoria”, la cual componía usando las relaciones existenciales cambiantes del I Ching, el libro de los cambios chino del cual era un estudioso.

La obra específica a la que nos referimos nace de este espíritu experimentador. Se trata de un acercamiento al sonido primordial de la creación, que no tuvo comienzo ni tiene final. La pieza está pensada para crear la sensación de una música que siempre estuvo, y estará, ahí en el aire, sin final.

Una interpretación de la ASLSP en piano se toma unos 70 minutos, bastante más que un concierto para piano convencional. Sin embargo la pieza se compuso para ser interpretada por un órgano, aprovechando la capacidad de este instrumento para mantener indefinidamente una nota.

Debido a que la pieza tiene un marco temporal abierto no hay dos interpretaciones que sean iguales, precisamente la idea de Cage de música que nace al azar.

En febrero del 2009 Diane Luchese tocó la pieza durante 14 horas y 56 minutos, la interpretación más larga por una sola persona hasta ahora. Joe Drew ha ejecutado interpretaciones de 9 y 12 horas y planea ejecutar una función de 48 horas.

Sin embargo, la iglesia de San Burchardi en Halberstadt, Alemania, comenzó en 2001 una función en órgano que, si todo va bien y Dios los acompaña, está pensada tener una duración de 639 años, terminando en el año de 2640.

El instrumento es un órgano de 6 tubos…

alimentado por unos enormes fuelles…

dedicado exclusivamente a este uso y cuyas notas se mantienen gracias a unos contrapesos aplicados a los pedales.

 

Los cambios de notas se dan en un intervalo promedio de dos años.

FECHAS PROGRAMADAS PARA LOS CAMBIOS DE NOTAS

Definitivamente no es música convencional. Definitivamente es música para reflexionar.