5 maravillosas razones para querer más a los perros de rescate

Son los héroes silenciosos que sin ningún interés de reconocimiento, sueldo o recompensa, trabajan sin cesar para salvar vidas humanas. Los perros de búsqueda y rescate son una herramienta que se ha vuelto imprescindible en los desastres naturales. He aquí algunas cosas que te gustará saber acerca de ellos.

  1. Se dividen en dos grandes categorías: olfateadores, usan el sentido del olfato para localizar víctimas vivas o muertas, por lo general trabajan sueltos, sin correa; los rastreadores, son entrenados para buscar, identificar y seguir huellas y marcas dejadas en el suelo, trabajan siempre sujetos a su manejador por la correa.


En cualquier caso su principal recurso es su nariz. Un perro tiene 20 veces más de receptores olfativos que un humano y su sentido del olfato puede ser hasta 100.000 veces más agudo. Se habla de sensibilidades de 1 parte por cada cuatrillón. Son capaces de encontrar víctimas en medio de una multitud de distracciones como polvo, gas, humo, viento, lluvia y otros. Se sabe de perros que pueden encontrar una víctima 5 m bajo nieve. El record de detección de un rastro oloroso es de 3.200 m. El perro de BYR puede detectar un olor débil a más de 500 m, lo que les resulta ideal para encontrar cadáveres, restos de sangre, pelo y huesos.
 

  1. Su entrenamiento comienza desde que son cachorros, a las 10 semanas de edad y una parte importante del criterio para identificar si un cachorro en particular tiene lo que se necesita es evaluar con cuánta tenacidad mantienen la búsqueda de su juguete favorito.

Aun así a veces los perros son desechados en mitad de su entrenamiento y pasan a cumplir otras funciones como compañeros de terapia, detectores de sustancias, o son dados en adopción. Su entrenamiento cuesta alrededor de 30.000 dólares.

  1. Su ambiente de trabajo es increíblemente estresante. De alguna manera ellos están conscientes de la urgencia de la tarea y se esfuerzan en consecuencia. Quizás la perciben en sus manejadores, por la ansiedad de las órdenes, la urgencia de los gestos, etc., lo que los impulsa a arriesgar golpes, cortaduras en las patas, sed, hambre, muerte. Estas duras condiciones son la causa de que tengan que retirarse a los 8 años de servicio activo.

  1. Un buen perro de BYR puede hacer el trabajo de 20 rescatistas y junto a un buen entrenador puede rastrear y despejar un área de más de 1 km2 en un día.

Estos perros no preguntan para dónde, ni cómo, ni hasta cuándo. Lo único que piden es que se les señale la dirección de su búsqueda. A muchos de ellos se les entierra con honores de héroes.