5 mitos sobre la soledad. Ve más allá de ellos y la entenderás mejor

La soledad es una agridulce compañera de cada uno de nosotros. Tarde o temprano todos sentimos su presencia y su terrible peso sin saber que puede llegar a ser fuente de grandezas y descubrimientos.

La impresión que tenemos, aprendida o experimentada, es que la soledad es omnipresente o, por lo menos, es una acechadora implacable que solo espera que bajes tu guardia para meterse en tu casa. Sin embargo hay cosas que no han sido comprendidas plenamente con respecto a ella.

Mito 1: Estar solo es consecuencia de estar aislado. No es lo mismo sentirse solo que estar solo. La soledad tiene mucho que ver con un sentimiento de haber perdido la conexión con los demás, de sentir que hay un vacío entre los demás y nosotros. Por lo tanto uno puede sentirse solo en medio de una multitud.

Mito 2: La soledad es una enfermedad. La soledad puede ser una bendición. La soledad, observada desde una perspectiva diferente, puede ser una gran oportunidad de cambio, puede ser considerada la señal de que la manera como llevas tu vida no es satisfactoria y es necesario un cambio. Tal vez buscar un nuevo grupo de amigos, tal vez cambiar ciertos hábitos que te alejan, nuevas actividades. Algunos piensan que la soledad es un mecanismo de supervivencia que evolucionó para impulsarnos a buscar compañía y apoyo.

Mito 3: Hoy en día todo el mundo sufre de soledad. Según repetidos estudios y encuestas, el porcentaje de personas que sufren de soledad no ha cambiado significativamente en los últimos 100 años.

Mito 4: La soledad es causa de diversos problemas de salud. Sin negar la influencia directa que el sentimiento de soledad puede tener sobre algunos efectos dañinos en la salud como, por ejemplo, depresiones, desordenes del sueño, etc., debemos decir que la mayoría de esos estudios no aclaran la dinámica del problema. Es decir, no hay una manera simple de afirmar que alguien está enfermo porque se siente solo o que alguien se siente solo porque tiene problemas de salud que lo llevan a aislarse y retirarse de los demás. ¿Esa persona está deprimida debido a que está sola o está sola porque sus estados depresivos la alejan de sus queridos?

Mito 5: La soledad ataca sobre todo en la vejez. Si bien es cierto que las personas mayores son más vulnerables también es cierto que los adolescentes son víctimas comunes de ese sentimiento de desconexión que es la base de la soledad.

La soledad es un problema de distancia. No una distancia física sino emocional, si te sientes cerca de alguien y sabes que la otra persona siente lo mismo no hay soledad que valga.