El fugu, ¡Una delicia que puede ser mortal!

¿Eres alérgico al pescado u otros productos del mar? En caso tal, no eres el único. Se calcula que alrededor del mundo, por lo menos unos 220 millones de personas sufren de alergia a los alimentos, y de esas, casi la mitad se centran en la alergia a, por ejemplo, un provocativo sushi.


Y hablando de sushi y de Japón. Todos sabemos que nuestros amigos del sol naciente son muy entusiastas de los productos del mar casi crudos (o por lo menos, apenas “cocinados” con limón). Ahora bien, ¿Sabías de su gusto por el fugu? Este pescadito es también conocido como pez globo, y los japoneses lo consideran un verdadero manjar. ¡Los entendidos llegan a pagar entre 50 y 160 dólares (E.U.A.) por persona por una comida completa a base de fugu!

¿Así o más mortal?

Pero, el detalle con los fugus es que contienen un veneno llamado tetrodotoxina, que se concentra en el hígado, los ovarios, los riñones y, a veces, la piel. Diez mil dosis/ratón de tetrodotoxina (esa cantidad de la sustancia cabe tranquilamente en la cabeza de un alfiler) provocarían la muerte de una persona de mediana estatura. Por si no lo sabias, una dosis/ratón es la cantidad necesaria para matar a un ratón de veinte gramos en treinta minutos.


Existen aproximadamente cien especies del género fugu, y todas ellas utilizan la táctica de hinchar el cuerpo. Haciendo penetrar agua en una bolsa especial situada en el esófago, este pez de aspecto corriente se hincha como un globo y eriza las afiladas espinas que recubren su piel, con lo que desanima a cualquier predador que pensara tragárselo (por si no fuese suficiente lo de su toxina).


Además de asustar al enemigo con su cambio de aspecto, cuando expulsa el agua puede remover la arena del fondo y así poner al descubierto algún “bocadito” escurridizo que hubiese tratado de esconderse. De aquí que sean tan adecuados los otros nombres que recibe en inglés el pez globo, o pez pelota: puffer (hinchador) y blowfish (soplador).

Licencia para matar ¿O para preparar?


Si luego de estos datos te decides a probar fugu, debes asegurarte que lo prepare un jefe de cocina diplomado (con licencia y todo). Es la única manera segura de saborear este pescadito de hinchada reputación. Estos expertos sabemos cuáles son las partes venenosas del pescado y las autoridades competentes se deshacen de ellas.


Para llegar a ser jefe de cocina especializado en fugu, se necesita tener un profundo conocimiento de la anatomía del animal y superar un riguroso examen, que incluye limpiar un fugu e identificar todas sus partes en tan solo veinte minutos.

 

De hecho, hay leyes muy estrictas para los establecimientos que tienen entre su menú el fugu. Por ejemplo, si los órganos no se desechan de la forma adecuada, el establecimiento puede ser sancionado con un mes de cierre. Y si un establecimiento sirve una porción prohibida que ocasiona la muerte de alguien, aunque el cliente lo haya pedido, el negocio se cierra definitivamente. Así que, dinos ¿Te animas a probar el fugu?