El salto que mató al ídolo del parkour Pavel Kashin

Para el artista del parkour Pavel Kashin, un salto mortal hacia atrás resultó ser verdaderamente mortal cuando intentó hacerlo sobre un edificio de 16 pisos y perdió el equilibrio.

Perder el equilibrio en el deporte del parkour es algo muy común, sin embargo puede ser mortal si ocurre sobre un edificio, al borde del precipicio. Fue lo que le ocurrió a Pavel Kashin, un artista del parkour de origen ruso quien tuvo su accidente durante el año 2013 mientras uno de sus compañeros lo filmaba sobre un edificio de 16 pisos, y logró tomar la captura de los segundos previos a su desastrosa muerte.

Pavel Kashin fue uno de los artistas de Parkour más reconocidos de San Petersburgo, hasta se le llegó a calificar como uno de los mejores del mundo. Es por ello que todavía existen numerosos vídeos que muestran sus piruetas e impresionantes movimientos, y la web está llena de dedicatorias en su honor, desde recopilaciones hasta vídeos musicales. Apenas el día después de su muerte, en Julio del año 2013, un grupo llamado “Free Running Sweden” publicó unas palabras en su memoria y hacia su familia. Sus amigos y entusiastas del parkour calificaron su última pirueta como un salto valeroso, y sus padres aprobaron el uso de las imágenes de los segundos antes de su muerte en Internet pensando que serviría para advertir a otros entusiastas a evitar accidentes del mismo estilo.

La palabra “parkour” viene de la palabra francesa parcours, que significa ruta o camino. Inicialmente fue una forma de entrenamiento o carrera de obstáculos diseñado para los militares para llegar desde un punto hasta el otro utilizando saltos, deslizamientos y diferentes piruetas. Es esencialmente atravesar una serie de obstáculos, generalmente propios de la calle, en el menor tiempo posible y sin ningún tipo de equipo de seguridad.

Sin duda, el parkour ha atraído a muchos entusiastas de la adrenalina alrededor del mundo. Atraídos por el peligro, se han convertido en una comunidad de la que se sienten parte, y poco a poco se ha empezado a contar como una disciplina y un deporte. Sin embargo, accidentes como el de Pavel Kashin, una proclamada estrella en el parkour, debería inspirar el debido respeto y cuidado a la vida humana en sus seguidores, quienes lo recuerdan como una estrella en su disciplina.