La lluvia de lingotes de oro en Siberia

Hay eventos que solo ocurren una vez en la vida. Ver que llueven del cielo lingotes de oro es una de ellas. Precisamente lo que unos habitantes de Siberia vivieron el martes 13 de marzo de 2018.

En el aeropuerto de Yakutsk, al este de Siberia, según lo hicieron saber varias agencias de noticias estatales rusas, un avión tipo Cargo An-12 llevaba dentro una carga de nueve toneladas de oro. El avión, además del cargamento de oro, llevaba dentro platino y diamantes, que provenían de zona mineras del este de Rusia. Sin embargo, debido a una fuerte corriente de aire, justo después del despegue, se generó una falla que hizo que se desprendiera parte de las piezas del avión. De allí escapó una ingente cantidad de barras del precioso metal al vacío. Como causa del incidente, los administradores del aeropuerto añaden que posiblemente los técnicos que se encargaron de preparar la valiosa carga dentro del avión se equivocaran al momento de acomodarla apropiadamente.

Los lingotes cayeron por docenas, lloviendo literalmente y cubriendo el suelo. Entonces, los pobladores de la localidad enloquecieron y comenzaron una “fiebre del oro” en la que se lanzaron en carrera a recoger lo que pudieran. La gente se lanzó a las pistas del aeropuerto y las autopistas a recoger barras de oro. Otros entraron al bosque a “minar” el metal caído. Una de estas carreteras debió ser cerrada por la policía a fin de hacer las labores de recuperación del material.

El periódico The Siberian Times asegura que oro cayó del aeroplano “hasta a veintiséis kilómetros del aeropuerto.” No ha sido poco el trabajo envuelto en la recolección del tesoro perdido. La búsqueda por recuperar el oro, según el vocero del transporte de la policía local indicó dos días después que se lograron recuperar unas ciento setenta y dos barras que pesarían casi tres toneladas y media. El valor de la carga perdida, sin embargo, se calcula en la modesta suma de ¡trescientos sesenta y ocho millones de dólares!

La búsqueda, tanto oficial como particular, cada uno con sus intereses, se ha prolongado por semanas. Las imágenes aéreas muestran los lingotes en la carretera como escarcha dorada sobre el pavimento.

Por supuesto, si usted ve que caen lingotes de oro desde el aire sobre la carretera, no lo piensa dos veces. Lo recoge y se despreocupa de la abolladura en el automóvil. Bastante preocupado, en cambio, sí lo está el propietario de la carga desaparecida.