Obscenos métodos de tortura que todavía se usan

La tortura se ha practicado por miles de años, tal vez desde antes de que comenzáramos a escribir la historia. Por diversas razones y circunstancias, el hombre siempre ha recurrido a la tortura para doblegar la voluntad de sus semejantes. Desde esos comienzos hemos avanzado mucho en el camino de aprender a comportarnos como seres sensibles y no como monstruos. Sin embargo todavía hay lugares y grupos que la usan de la misma manera y con los mismos fines que antes, como si 10.000 años de historia escrita no hubiesen sido suficientes para aprender.

La celda helada. No tiene nada de malo poner a un prisionero en un lugar con aire acondicionado, ¿verdad? Si, si este lugar lo mantiene al borde de la hipotermia. Es muy fácil disfrazar esta tortura con un trato humanitario.

Colgado por los brazos. Hoy en día se conoce como la horca palestina. El sujeto es colgado por los brazos que están amarrados a su espalda. Su efecto es inmediato: dislocación de hombros y asfixia.

La caja siria. ¿Ya adivinaste dónde se practica? Al prisionero se le coloca en una caja sin ningún margen para movimiento.

Música. Otra de las torturas que son “civilizadas”. El sujeto se sujeta a música escandalosa continua, sin descanso. No es necesario imaginarse el daño sicológico que se causa, especialmente si es rock infernal.

Amarre del infierno. Se practica en China y se le dedica especialmente a los prisiones políticos opositores. Muñecas y tobillos son atados juntos usando la misma esposa.

Látigo de nueve colas. Todavía se usa ocasionalmente en Trinidad y Tobago aunque bajo fuerte presión internacional. Lo peor son los ganchos metálicos en las puntas que penetran y desgarran.

Empulgueras. Una prensa diseñada para triturar los pulgares o cualquier otro dedo. Es un aparto muy querido por mafias y otros grupos irregulares.

Extracción de uñas. Es usada desde que tenemos uñas. Es una tortura extremadamente dolorosa, no hay nada sutil o gradual en ella. Es usada por gobiernos y grupos criminales.

Violación por perros. Parece mentira. No lo es. De vez en cuando aparecen reportes de su uso. No hace falta describirla.

La silla del tigre. Otra favorita china. Otra común sentencia para los opositores políticos. La persona se sienta en una tabla y se le atan las piernas a ella. Luego se comienzan a colocar ladrillos debajo de los talones hasta que algo cede, las cuerdas o los huesos.

La silla alemana. Una favorita de ISIS. El prisionero se ata al reverso del espaldar de una silla y luego se fuerza esta hacia atrás y hacia abajo.

Waterboarding. Tremendamente popular entre la CIA y otros.