Por si se nos acaba la que tenemos, NASA y SpaceX van a buscar otra Tierra

Siempre nos han dicho que nuestro bello planeta Tierra es único en su capacidad para albergar vida. Y por siglos, nunca supimos de planetas más allá de nuestro Sistema Solar, por lo menos hasta la década de 1990 cuando se produjeron los primeros asomos de los llamados “exoplanetas”. Así, el Telescopio Espacial Kepler de la NASA, ha acelerado el descubrimiento y la aclaratoria de que ahora es que nos queda por buscar en el vasto espacio.


Pero ahora que Kepler se está quedando sin gasolina, en la punta de un cohete en Florida, espera por su turno el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (mejor conocido como TESS, por sus siglas en inglés), una nueva nave espacial para búsqueda de planetas de la NASA que se espera, abra un nuevo capítulo en lo relacionado a la astronomía al revelar más detalles de los Exoplanetas más cercanos y, tal vez, descubrir las primeras señales de vida más allá de nuestra maltratada esfera azul.


Se ha programado que TESS sea lanzado el lunes 16 de mayo en el ahora conocidísimo cohete Falcon 9 de SpaceX, una de las tantas misiones en las que el eficiente cohete de la compañía de Elon Musk ha emprendido con la NASA. Por cierto, que SpaceX también usa naves de carga Dragon para levar suministros a la también súper conocida Estación Espacial Internacional.


¿Cómo se descubren los exoplanetas?


TESS se encargará de monitorear a 200.000 de las estrellas más cercanas usando el mismo método que le permitió a Kepler hallar 2.600 exoplanetas confirmados. Sus cuatro cámaras de amplio rango observarán los pequeños destellos indicadores de brillos que pudiesen ser causados por planetas en órbita que pasen frente a una estrella.


De acuerdo a Sara Seager, quien es Profesora de astrofísica MIT y parte del equipo líder de científicos para TESS, el satélite “proveerá un catálogo, como un directorio telefónico de todos los mejores planetas para seguimiento, para observar sus atmósferas y para estudiarlos más a fondo.”


Luego de que TESS encuentre esos mundos, un telescópio más sofisticado, el Telescopio Espacial James Webb que será lanzado 2020, será usado para buscar potenciales señales de vida.

Las esperanzas puestas en TESS

“Para mí, TESS representa la primera oportunidad para realmente progresar en esta área de intentar hallar señales de vida en otros mundos,” dice Seager. “Hay una oportunidad de hallar un planeta rocoso… que esté a la distancia correcta de su estrella, a la temperatura correcta para tener vida en su superficie. Tess encontrará un buen grupo de planetas así.”

Por lo que se ve, TESS lleva una responsabilidad muy pesada sobre sí. Por supuesto, existen opiniones diversas sobre la posibilidad de hallar vida en otras partes de nuestro universo, o la posibilidad de habitarlos. Pero definitivamente la curiosidad de la especie humana sostendrá proyectos como estos por siempre.