13 sencillos remedios para curar las aftas bucales en casa

20 % de nosotros las hemos sufrido, esas molestas llaguitas de color blancuzco en el interior de la boca que son tan dolorosas y fastidiosas. Pero hay formas caseras efectivas de lidiar con ellas y minimizar el tiempo de fastidio.

Las mujeres son más susceptibles a ellas y podrían tener un factor hereditario en su aparición frecuente. Pueden ser causadas por pequeñas heridas a la mucosa bucal, por abrasión producida por comidas demasiado picantes, deficiencia de vitaminas, estrés o problemas inmunológicos.

No son contagiosas y no hay que confundirlas con el herpes bucal que sí lo es. Desaparecen por sí mismas pero es relativamente fácil acelerar su curación.

Se dividen en tres categorías: el afta pequeña, son de un tamaño máximo de 10 mm y desaparecen sin dejar cicatrices; el afta grande, más de 10 mm y profundas con un borde irregular, dejan una cicatriz al curarse; y las aftas herpetiformes, mucho más pequeñas que la primera categoría, unos 2 mm de diámetro, pero aparecen en grupos numerosos hasta 100 aftas, tampoco dejan cicatrices.

He aquí lo que podemos hacer.

Usa enjuagues bucales medicados que puedes usar tópicamente al ponerlos en contacto directo con la úlcera.

Aplica pequeños pedacitos de hielo y deja que se derritan en la boca para aliviar el dolor y la inflamación.

Aumenta tu consumo de vitaminas, especialmente el complejo B y vitamina C, también toma hierro, zinc y ácido fólico.

No uses productos bucales que contengan sulfato de sodio.

Aplica leche de magnesia directamente al afta con un palito de algodón.

Enjuaga tu boca con agua salada o con bicarbonato de soda.

Haz una infusión de salvia y manzanilla y enjuaga la boca varias veces al día.

Jugos de zanahoria y célery aceleran la curación.

Puedes cauterizarlas con alumbre, doloroso pero la curación es inmediata.

Usa bolsitas húmedas de té aplicadas directamente a la úlcera para reducir inflamación.

Seca el afta con una toallita de papel, aplica directamente en ella un poquito de gel de aloe vera, repite cuántas veces quieras.

Como el dolor es causado por los ácidos en el afta neutralízalos masticando una pastilla antiácida o dejando que la pastilla se disuelva en contacto con ella.

Corta una capsula de vitamina E y aplica el aceite a la úlcera.

Recuerda, no son contagiosas, puedes seguir besando a tu amado(a) sin miedo.