Conoce a Braco, el hombre que puede sanarte con la mirada

Son muchos los que dicen tener poderes milagrosos, curan con las manos y con oraciones. Pero, ¿con la mirada? Braco, cuyo nombre real es Josip Grbavac, se dio cuenta de sus poderes místicos en 1990 y desde entonces es llamado por su seudónimo, el cual significa “hermano menor”. Sin embargo, aunque muchos aclaman sus habilidades curativas, a nadie toca ni diagnostica. Simplemente se sienta en una plataforma y se les queda mirando.

Braco recibió un título de doctorado en economía y se casó con una mujer llamada Dinka, con la que tuvo un hijo. A los 26 años conoció a un curandero de Serbia que le hizo descubrir sus poderes. Fue entonces que comenzó su fama a través de sesiones de miradas en grupo a las cuales se fueron agregando más personas, hasta llegar a los miles, quienes dicen sentirse recuperados física y mentalmente después de mirarle.

Al poco tiempo Braco comenzó a hacer tours internacionales en los cuales hacía eventos de miradas con multitudes grandes por $8 sin pronunciar ni una sola palabra por unos diez minutos. Después de ese intervalo, se levanta y se va, iniciando un período de reflexión, en los que sus creyentes reportan tener experiencias de vida positivas, desde desaparición de tumores hasta hijos adoptados que regresan a sus padres. Todo después de una mirada.

Desde 2002 hasta la actualidad, Braco ha decidido no volver a hablar en público, y desde entonces no se le ha escuchado ni una sola palabra. Algunos de sus seguidores dicen que su silencio solo confirma sus habilidades curativas y que ni siquiera su presencia física se necesita, sino tan solo una foto o un vídeo.

Interesantemente, en su sitio web personal Braco aclara que no se considera un sanador ni promete una cura a nadie. Aunque no hace distinción por religión, pide que solo mayores de 18 años lo miren, y les recomienda a las mujeres después de su tercer mes de gestación que eviten sus eventos de miradas.

¿Será un fraude ridículo? Muchos críticos lo han afirmado, diciendo que los reportes de curaciones son simplemente anecdóticos sin ninguna prueba sólida de carácter científico. Sin embargo, Braco en ningún momento dice ser un sanador, son sus seguidores los que afirman tal cosa.