¡Este “saludable” alimento pudiera aumentar tu riesgo de Alzheimer!

Todos nos vemos inundados a diario con ideas sobre alimentarnos sanamente, reducir riesgos de enfermedades mediante la ingesta de tal o cual alimento y pare de contar. De hecho, una buena parte de nosotros incluso invertimos un poco más de dinero en algunos de estos alimentos por las excelentes propiedades y beneficios que los mismos aportan a nuestro bienestar general.


Con esto en mente, tomemos un caso para ejemplificar lo paradójico de la filosofía del bienestar y los alimentos que ingerimos. Con el creciente número de casos de Alzheimer que se ha estado registrando últimamente, sería bueno conocer qué deberíamos evitar en nuestro plato que pudiese incrementar el riesgo de padecer este mal, ¿cierto? Pues, antes de hacer la lista para la próxima compra deberías descartar al conocidísimo aceite de canola.

¿Qué hay de malo con este aceite?


Según lo publicado en la revista Scientific Reports, investigadores de la Universidad de Temple dividieron ratones de laboratorio en dos grupos: mientras el primer grupo mantuvo una dieta normal por seis meses, el otro grupo recibió dos cucharaditas de aceite de canola adicionada a su dieta todos los días, ¿Una sana elección? Esto se comprobó con una prueba para evaluar las habilidades cognitivas de los roedores.
Basados en el comportamiento de los ratones, los investigadores reportaron una aguda reducción en las memorias de los ratones que ingerían canola en comparación con el primer grupo. Además, el grupo de la canola ganó más peso que sus contrapartes.


El verdadero problema

Sin embargo, el sobrepeso nada tuvo que ver con el pobre desempeño mental del segundo grupo de ratones. Resulta que el consume del aceite de canola también disminuyó los niveles de una proteína combatiente de demencia llamada beta-amiloide 1-40 en los cerebros de estos roedores. Esta deficiencia proteica le permitía que la placa de amiloide rodeara las neuronas cerebrales, y, por ende, ralentizaba y dañaba las conexiones neuronales. Así que la memoria de los ratones sufría como resultado.


Con esto en mente, (¡Vaya figura!) tal vez te lo vas a pensar un poco más ante de comprar el sano aceite de canola. “Aun cuando el de canola es un aceite vegetal, necesitamos ser más cuidadosos antes de decir que es sano,” dijo Domenico Praticò, MD, un investigador senior del comentado estudio. “Basados en la evidencia de este estudio, no se debería pensar que el aceite de canola como un equivalente de aceites con comprobados beneficios para la salud.”

Es verdad, este análisis utilizó a ratones en vez de humanos como sujetos de prueba, así que todavía hay que comprobar el efecto real del aceite de canola en los cerebros humanos. Mientras tanto, no estaría mal optar por el aceite de oliva, solo para variar, sin perder la idea de una alimentación saludable. ¿No crees?