¿Por qué las damas de honor deben usar el mismo vestido?

La industria moderna de las bodas está llena de simbolismos y costumbres. Desde los vestidos de novia, pasando por los anillos de compromiso y matrimonio, las fiestas de boda con torta, y muchas más tradiciones dependiendo del país y la cultura. Muchas de ellas no son tradiciones ancestrales, sino que son invenciones relativamente recientes que la misma industria de bodas se ha empeñado en crear. Sin embargo, hay costumbres que sí se remontan a un tiempo anterior, como por ejemplo los vestidos de las damas de honor.

La verdad es que la costumbre de vestir a las damas de honor todas iguales viene de la Antigua Roma, donde comenzaron muchas de las costumbres relacionadas con las fiestas de bodas. En ese entonces, las damas de honor se vestían todas iguales, incluso igual que la novia. Lo cierto es que el altar estaba cubierto de mujeres vestidas iguales y difíciles de distinguir la una de la otra. Y es que el punto es que las damas de honor eran señuelos.

Los vestidos de boda tenían arreglos florales mucho más elaborados que los de la actualidad, ya que se creía que tales arreglos protegían a la mujer de atraer espíritus malignos. Como protección adicional, y para mantener a la pareja libre de demonios y evitar a hombres previamente rechazados y molestos, la novia se vestía exactamente igual que sus damas de honor. En teoría, eso permitía que la pareja hiciera sus votos felizmente mientras el señuelo de las damas de honor mantenía confundidas todas las posibles fuentes de mal presagio.

El temor a los demonios en las bodas se fue disipando con los años, y cada vez el protocolo de vestimenta se fue relajando, pero sin duda ha quedado un remanente de esos momentos. Todavía las damas de honor se visten iguales, aunque probablemente en la actualidad el objetivo es diferente: en vez de ser señuelos, las damas de honor con sus vestidos realzan aún más el de la novia, y la mayoría de las veces también traen colores combinados con el de ella, por propósitos puramente decorativos.