¿Sientes que estás condenado sin remedio? Tal vez te picó el irukandji

Si te picó en pocos minutes sentirás intensos sufrimientos físico, pero eso no es lo peor, lo peor es la completa y abrumadora convicción de un muerte horrible e inmediata que te sobreviene.

Es tan intenso ese sentimiento que se sabe de personas que le han pedido a sus médicos que los ayuden adelantando la muerte.

La picada del irukandji apenas se nota, la comparan a la picada de un mosquito, pero comenzando a los 5 minutos del momento del terrible encuentro comenzarás a sentir una paleta completa de males que incluyen, pero no se limitan a, dolores intensos en la cabeza, músculos y huesos, un ataque violento de hipertensión arterial, convulsiones intestinales con nausea y vómitos periódicos que pueden durar hasta 12 horas, taquicardia e inundación de líquido en los pulmones.

Y luego la manifestación de lo que se conoce como el síndrome de irukandji, la sensación de una opresora condenación inmediata que lleva a la desesperación. Es un cuadro de locura que empuja a muchos a ideas de suicidio o a rogar por una eutanasia urgente.

Si sobrevives al impacto inicial mantendrás los males por unas 30 horas pero puede prolongarse hasta por 20 días.

El irukandji es una medusa, pequeña, casi transparente, que pertenece a un grupo de especies de medusa considerada entre los animales más venenosos del planeta.

Recibe ese nombre de una tribu de aborígenes australianos que presentaban con mucha regularidad estos síntomas.

No existe antídoto así que, si te pica, aguanta como los guapos porque todo lo que los médicos pueden hacer es someterte a un tratamiento de analgésicos para que puedas pasar el rato. Aun así el dolor es tan fuerte que muchas veces requiere inyecciones intravenosas de compuestos de opio como morfina.

Por otro lado se cree que el sentimiento de condenación viene de un profundo desbalance hormonal, entre ellas la adrenalina, que el veneno provoca.

¿Y dónde vive este angelito marino? Su principal hábitat son las aguas australianas como también Hawái, Florida y en algunas áreas del Caribe

La próxima vez que visites aguas tropicales pon atención, aunque, si hay alguna de esas cositas por ahí no podrás ni siquiera verla, son casi invisibles en el agua. De manera que mejor procura tener buena suerte.